Métrica - Periodismo y Transparencia

Alfredo Del Mazo llega a la mitad de su mandato con casi un millón de delitos denunciados

Escrito por:

A la mitad de su sexenio Alfredo Del Mazo Maza, gobernador del Estado de México, junto con su gabinete de seguridad, no logró consolidar su principal política pública y promesa de campaña: “Fuerte y con Todo” contra la delincuencia común. El fracaso se evidencia con las 925 mil 179 carpetas de investigación iniciadas por igual número de delitos registrados en los últimos tres años.

 

La frase “Fuerte y con Todo” se repitió cientos de veces en campaña para asegurar a la sociedad mexiquense que, con la restructuración de la Secretaría de Seguridad, inteligencia policial, incremento de recursos públicos, implementación de tecnología (cámaras de vigilancia), estrategia y eficiente de todo el aparato de seguridad gubernamental, se combatiría a los delincuentes y a la brevedad disminuiría la comisión de actos delictivos.

 

No obstante, desafortunadamente para la población, los datos oficiales del mismo gobierno del Estado de México son adversos a los deseos y objetivos del mandatario mexiquense Alfredo Del Mazo Maza y equipo de colaboradores y expertos en materia de seguridad.

 

Tan sólo en 2018 (primer año de gobierno) se reportaron 275 mil 746 delitos del fuero común y para 2019, la cifra llegó a 337 mil 906 carpetas de investigación iniciadas por igual número de delitos que sí fueron denunciados ante agencias del ministerio público estatal, la cifra significó un aumento de 22 por ciento en dicho periodo.

 

En la historia reciente del territorio estatal nunca se había registrado tal magnitud de delitos.

 

De acuerdo con cifras registradas en agencias de los ministerios públicos de la Fiscalía General de Justicia estatal, el número de carpetas de investigación iniciadas de septiembre de 2017, fecha en que el mandatario tomó posesión del Poder Ejecutivo, a julio del presente año 2020, se acumularon 925 mil 179 expedientes, es decir casi un millón de delitos denunciados en tan sólo tres años.

 

Si el aparato de justicia de la entidad mexiquense, policías municipales, estatales, ministeriales y Poder Judicial, hubiera logrado detener, procesar y poner ante un juez a por lo menos 5 por ciento de las personas que cometieron, en esos 3 años, actos delictivos (sin contabilizar delitos federales), el colapso de las 24 cáceles que hay en la entidad se registraría en automático, ya que muy probablemente no soportarían el arribo de 50 mil nuevos internos.

 

El sistema penitenciario estatal tiene capacidad para albergar, en condiciones aceptables, a 18 mil personas, aunque actualmente atiende a aproximadamente 29 mil.

 

 

Por lo anterior el aumento de actos delictivos, en prácticamente todos los ilícitos de alto impacto, durante los últimos tres años, permiten calificar las acciones y políticas públicas, como un gran “fracaso” del aparato de seguridad pública del Estado de México.

 

El sistema ineficaz de seguridad que tiene repercusiones directas en la vida cotidiana de 17.3 millones de mexiquenses, no sólo es atribuible a las 125 Direcciones de Seguridad Pública municipal que no han logrado prevenir actos delictivos y atajar a sus operadores, sino sobre todo a los titulares de las dependencias competentes estatales, como Secretaría de Seguridad Ciudadana, Sistema Penitenciario, Fiscalía General de Justicia y Poder Judicial, entre otras.

 

Durante los tres años que lleva al frente del gobierno estatal Alfredo Del Mazo se han registrado (septiembre 2017 a julio 2020) los siguientes delitos:

 

Homicidio doloso 7,048; feminicidios 335; secuestros 524; robos de vehículos 124,032; robo en taxi 2,721; robo en transporte público de pasajeros masivo (camiones) 27,742; robo a transeúnte 56,800; robo a transportistas de mercancías 13,580; robo a casa habitación 25,413; robo a negocio 49,133; violación simple y equiparada 5,748 y violencia familiar 27,047 denuncias por dicho delito.