Métrica - Periodismo y Transparencia

Carta del Analfabetismo a los Mexicanos

Escrito por:

Queridos mexicanos:

Quisiera presentarme. Formalmente soy la enfermedad social que afecta a 5 millones 393 mil 665 mexicanos, cuyos bajos recursos limitan su educación, derecho que les corresponde, pero la desigualdad y pobreza se los quita. Serán estigmatizados por la ignorancia, sin poder desarrollarse personalmente y están ciegos en un mundo de letras.

Soy el motivo por el cual hombres y mujeres de zonas rurales migran hacia zonas urbanas, para convertirse en mano de obra barata, cuyos salarios no serán mayores a 114 pesos diarios (Comisión Nacional de los Salarios Mínimos que entró en vigencia el primero de enero de 2016).

También soy el motivo para que los hombres no trasciendan en su pensamiento, víctimas de la discriminación social y laboral.

Ustedes me pueden conocer con una sencilla definición: “son las personas que no saben leer, ni escribir”.

La UNESCO se ha preocupado por mí y busca medir el impacto de mi presencia en sus pueblos.

Dice este organismo que “el analfabeto funcional es la persona que no puede emprender aquellas actividades, en que la alfabetización es necesaria para la actuación eficaz en su grupo y comunidad y que le permitan asimismo seguir valiéndose de la lectura, la escritura y la aritmética al servicio de su propio desarrollo y del desarrollo de la comunidad”.

En México, en términos generales, el Censo de Población y Vivienda me considera como “los que han pasado de la edad escolar y no saben leer, ni escribir”, ocupando Chiapas el primer lugar en analfabetismo con un porcentaje de 17.2 por ciento, y en último lugar está la Ciudad de México con el 2.1 por ciento. Como verán también puedo ser un porcentaje.

En el censo que realizó el INEGI en 2010, a nivel nacional son 7 de cada 100 habitantes los que no saben escribir. En el Estado de México 4 de cada 100 personas de 15 años y más no saben leer, ni escribir. Y por si usted no estaba enterado en el  Estado de México de cada 100 personas ocurre lo siguiente:

– 4.8% no tienen ningún grado de escolaridad.

– 55.5% tienen sólo educación básica terminada.

– 0.6% cuentan con una carrera técnica o comercial con primaria terminada.

– 22.4% finalizaron la educación media superior.

– 16.3% concluyeron la educación superior.

¿Saben en qué municipio mexiquense tengo más presencia?

Ecatepec de Morelos, con 32 mil 357 mexicanos, quienes ni con una visita papal cambiaran su grado de educación.

Entonces puedo ser un concepto, un porcentaje o una cifra,  el mundo sabe de mi presencia y la mayoría disimula no conocerme, mi madre es la desigualdad y mi padre es la pobreza, soy producto del atraso social y educativo.

Y si usted considera que iré desapareciendo con el simple hecho de enseñar a la gente analfabeta a leer y escribir, está usted equivocado.

La UNESCO lo ha dicho. Más de 10 millones de analfabetos funcionales en México, pues serán los que estarán en una condición de leer y escribir, pero sin terminar su educación básica.

¿Qué tipo de oportunidades laborales y personales podrían tener estos mexicanos? en donde la pobreza y la desigualdad afecta a los menos privilegiados y los ricos son más ricos, como Carlos Slim (77 mil 000 millones de dólares), Germán Larrea (13 mil 900 mdd), Alberto Bailléres (10 mil 400 mdd) y Ricardo Salinas Pliego (8 mil 000 mdd).

Queridos mexicanos, en su país los sectores privilegiados son fortalecidos por la falta de competencia económica, donde el monopolio es el perfecto crimen para llenar sus arcas de pesos mexicanos, todo esto acompañado de la desigualdad, como lo menciona el estudio “Desigualdad Extrema en México. Concentración del Poder Económico y Político”, presentado  por la organización no gubernamental Oxfam México y que dice:

“México está dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo y es uno de los dos países más desiguales de la OCDE”, en cuanto a pobreza 53.3 millones de personas la están viviendo diariamente.

Por lo tanto no es suficiente con ir a alfabetizar, se requiere de más esfuerzos para cambiar el contexto en el que se encuentran los mexicanos y mexicanas analfabetas, mientras se encuentren mis padres, la desigualdad y la pobreza, estaré presente hasta que haya un cambio en las condiciones socioeconómicas en cada uno de sus estados.

Les quiero decir que hace falta mucho más: una sociedad consiente de mi presencia, que sean más acciones y menos palabras, maestros que sobrepasen su función de educar en el aula y educar en el exterior, universitarios de las ciencias de la educación consientes y activos con la responsabilidad de ser los próximos herederos de mi legado.

No me queda más que decirles, queridos mexicanos, que heredarán la sociedad  analfabeta fruto de mis padres y de sus antepasados, pero solamente ustedes mexicanos decidirán lo que hacen con esta herencia que no pueden rechazar.

Atentamente el analfabetismo. 

 

 

Foto tomada de otra-educacion.blogspot.com.