Métrica - Periodismo y Transparencia

Elecciones 2021, entre la confirmación de Morena o el repunte de una alianza inédita

Escrito por:

A partir de 1996 el Estado de México comenzó una transformación de su mapa político-electoral en el ámbito legislativo y municipal, sin embargo, la gubernatura nunca la ha perdido el PRI, quien a su vez ha tenido que participar en un nuevo escenario de gobiernos divididos.

De ahí la importancia de los comicios del 6 de junio, pues en el ámbito legislativo establecerán o confirmarán el nuevo modelo de contrapesos entre los poderes públicos, rumbo a la elección de gobernador en 2023.

Aquí te presentamos un recuento de lo ocurrido en el ámbito legislativo y municipal.

Derivado de las elecciones de 1996, la 53 Legislatura es la primera que comienza experimentar contrapesos legislativos hacia el Poder Ejecutivo. En este Congreso el PRD obtiene 18 escaños, frente a los 30 del PRI, 22 del PAN. PVEM y PT obtienen 3 y 2 escaños respectivamente en aquel entonces.

Cabe mencionar que inicialmente hubo en ella 16 diputados del PRD, pero se unió a esta bancada un legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y otro más del entonces Partido Cardenista.

Durante la 54 Legislatura (2000-2003) habría aumentado la participación opositora, pues el resultado electoral estuvo impactado por la elección presidencial que ganó el presidente Vicente Fox, no obstante, la bancada panista sufrió una división que generó un nuevo dominio del PRI.

Con una mayoría de 25 curules, el PRI se mantuvo a la cabeza, seguido de PAN con 16 representantes y PRD también con 16.

La mayoría la mantuvo el PRI porque 13 diputados panistas se declararon independientes y terminaron votando con el tricolor.

Primavera democrática

La 55 Legislatura (2003-2006) confirmó que en el ámbito legislativo la entidad mexiquense tenía un escenario de mayor pluralidad.

PRI, PAN y PRD equilibraban fuerzas con 24, 23 y 19 representantes, respectivamente.

Para la 56 Legislatura (2006-2009) la historia se repitió, pues hubo 21 diputados para el PRI, 20 para el blanquiazul y 20 para el partido del sol azteca.

Regresa el dominio tricolor

La 57 Legislatura (2009-2012) y 58 Legislatura (2012-2015) se encuentran registradas como las más favorables al PRI, donde llegó a tener hasta 39 escaños.

Durante la 59 Legislatura (2015-2018) las proporciones sólo se equilibraron para los dos partidos secundarios, PAN y PRD, pues el PRI se mantuvo líder conservando 33 curules.

Respecto al Poder Ejecutivo en 2017, Eruviel Ávila Villegas cede el cargo al también priista Del Mazo, en una cerrada elección con Morena.

En la elección de 2018 aparece la ola morenista y con el efecto de la elección presidencial que ganó Andrés Manuel López Obrador, Morena obtiene la mayoría legislativa.

 

 

Alcaldías

En el periodo de 1996 al 2000 (con 122 municipios conformando el Estado de México), el PRI aún gobernaba una mayoría de 73 alcaldías, frente a 22 del PAN y 26 del PRD, donde destacaban municipios metropolitanos.

Para el periodo comprendido entre 2000 y 2003 el escenario fue similar.

En el periodo de 2003 a 2006 (contabilizando ya 124 municipios estatales) se observó una distribución muy semejante, donde PRI dominaba 68 alcaldías, PAN le seguía con 24 y PRD 23.

A partir del periodo comprendido entre 2006 y 2009, numerosas coaliciones entraron a la arena electoral, no obstante, para los partidos líderes las proporciones se mantuvieron semejantes.

En el periodo 2009-2012, marcado por la gubernatura de Enrique Peña, el tricolor ganó hasta 97 alcaldías, frente a apenas 12 por PAN y PRD caía a sólo 6.

De 2013 a 2015 el dominio tricolor había regresado, pues PRI se quedaba 94, dejando al PAN 16 y 11 PRD.

A partir de 2016, Morena aparece ganando su primera posición en el Valle de México, con la alcaldía de Texcoco.

La debacle priista mexiquense comienza en 2018, con una abrupta caída en su número de posesiones, pues baja su número de alcaldías, con un aumento inédito de Morena.