Métrica - Periodismo y Transparencia

Escuela Tradicional y Escuela Nueva

Escrito por:

El presente documento es resultado de la revisión de una proporción de la literatura existente sobre la escuela tradicional y escuela nueva, como dos formas de concebir al ser humano, su educación (o formación), el papel del alumno, el docente y las metodologías propuestas.

 

La escuela nueva surge en contracorriente para ofrecer alternativas que apuntan a la formación del ser humano en armonía con la naturaleza. Busca el rescate y fomento de los valores libertad, autonomía, amor, paz, entre otros. Se basa en una metodología flexible y acorde a las necesidades del alumno. Acercan al alumno a su realidad contextual, motivándolo y respetándolo.

El documento se divide en tres apartados. El primero de ellos recupera información sobre los principales exponentes de ambas escuelas, incluyendo sus aportaciones. El segundo revela las principales características que distinguen de una y otra escuela, basadas conforme al tipo de metodología, materiales o recursos didácticos, concepción de enseñanza, rol del docente y del alumno. Finalmente, se desarrollan reflexiones del autor, relacionando el aprendizaje obtenido con este ejercicio y su práctica docente.

No es raro escuchar sobre el tradicionalismo en la educación (método o escuela tradicional). La mayoría, si no es que todos, hemos pasado por una experiencia de este tipo. La maestra se dedica a dictar, repetir y exponer. Uno como alumno imita al profesor, memoriza y prepara exámenes. No se lee más que el libro de texto y se da como verdadero, no se le cuestiona. En fin, toda una serie de hechos que revelan una concepción de educación.

La escuela tradicional surge en el siglo XVIII y tiene su máximo esplendor en el siglo XIX. Su concepción deviene de Ignacio de Loyola, a partir de principios eclesiásticos, caracterizado por la disciplina y el orden. Comenius, considerado el padre de la pedagogía y, posteriormente, el padre de la didáctica, crea la concepción de escuela popular. Con este personaje destaca el interés de eliminar la violencia, hacer obligatoria la escuela primaria y usar material ilustrado (libro de texto) para llamar la atención del alumno (tabla 1).

La escuela nueva surge (finales del siglo XIX) como reacción contra los métodos tradicionales. Son varios sus defensores. Sus máximos exponentes son Rousseau, Dewey, Pestalozzi, Makarenko, Montessori, Decroly, entre otros (tabla 2). Sus principios son la libertad, la autonomía y el aprendizaje centrado en el alumno. Dichos personajes tienen en común: a) criticar a la escuela tradicional, b) relacionar la educación en el aula con la vida humana, c) fomentar los valores, d) interacción alumno-maestro y e) la búsqueda de modelos pedagógicos innovadores.

Tabla 1. Representantes de la Escuela Tradicional.

Escuela Representante Nacionalidad Aportaciones
Tradicional Ignacio de Loyola Español (España) Pedagogía eclesiástica.

Objetivo: disciplina (poder del Papa y fortalecer la iglesia), conducta formada en la rigidez y el orden absoluto.

Jan Amós Comenius Checoslovaco

(Republica

Checa)

Padre de la pedagogía. Pedagogía como ciencia autónoma.

Creó la concepción de escuela popular (conocimiento para todos, hombres y mujeres, sin malos tratos).

Padre de la Didáctica. Uso de ilustraciones y objetos.

Método pedagógico:

Proceso natural del aprendizaje: la inducción, la observación, los sentidos y la razón.

Proceso de enseñanza: disposición de tiempo, objeto y método. Proceder de lo conocido a lo desconocido, desde lo simple a lo complejo.

Formar a partir de: a) el entendimiento de las cosas, b) la memoria y c) la lengua y las manos.

Importancia al niño como sujeto del acto educativo, procurando estimularlo (activando todos sus sentidos) para amar el conocimiento y aprender haciendo.

Situó al niño y al joven como observadores de la naturaleza, de la que aprendían, utilizando su propia lengua materna y no el latín.

El maestro como conocedor de lo que enseña. Sin avanzar mientras que los conocimientos básicos no estén firmes en la mente del alumno.

Buscó eliminar la violencia (represión y dureza) en el proceso educativo.

Exigió la educación primaria como obligatoria.

Postulados (Didáctica Magna):

Un solo maestro para un grupo de alumnos (homogéneo en edad y distribuidos por grados de dificultad: principiantes, medios y avanzados).

Reunir en la escuela a toda la juventud (hombres y mujeres), mismo día y hora (calendario escolar).

Organizarse sistemas de educación escolar simultánea.

Enseñanza: respetar los preceptos de facilidad, brevedad y solidez.

Recomendaciones al maestro: a) enseñar en el idioma materno, b) conocer las cosas, luego enseñarlas y c) eliminar la violencia.

El libro como medio más adecuado para aprehender, con gráficos e imágenes.

Aprendizaje basado en el juego, alegría y la visita de los padres de familia, una fiesta.

Diseñó una arquitectura de escuela: patios, jardines y espacios alegres y abiertos.

Nota: Adaptado de “Principales representantes de la Escuela Tradicional”, pp. 1-4. Recuperado de http://virtual-book.net/adistancia/TeorContemEduc/U1/lecturas/TEX_1_SEM%201_RepEsc.pdf
(*) Los gentilicios se recuperaron el 11 de junio de 2015 de http://gentilicios.org.es/gentilicio-de-ginebra.php

Tabla 2. Representantes de la Escuela Nueva.

Escuela Representante Nacionalidad Aportaciones
Nueva Jean-Jacques Rousseau Ginebrino

(Ginebra)

Insistió que los alumnos debían ser tratados como adolescentes más que como adultos en miniatura.

Atender la personalidad individual.

Enseñar a leer a una edad posterior.

Estudio de la naturaleza y de la sociedad por observación directa.

Propuestas radicales sólo a niños, las niñas debían recibir una educación convencional.

Johann Bernhard Basedow Alemán

(Alemania)

Seguidor de Rousseau.

Abrió escuelas en Alemania.

Idea de “todo según la naturaleza”.

Johann Heinrich Pestalozzi Suizo

(Suiza)

Seguidor de Rousseau.

Objetivo: adaptar el método de enseñanza al desarrollo natural del niño. Desarrollo armonioso de todas las facultades del educando (cabeza, corazón y manos).

Friedrich Froebel Alemán

(Alemania)

Introdujo los principios de la psicología y la filosofía en las ciencias de la educación.
Herbert Spencer Inglés (Inglaterra) El conocimiento científico como el tema más importante a enseñar en la escuela.
Francisco Giner de los Ríos Español (España) Ideas pedagógicas que fueron la base para la ampliación de la educación secundaria a toda la población.
Nikolai Grundtvig Danés (Dinamarca)
Ellen Key Sueca

(Suecia)

Inspiró a los educadores progresistas (sistema de enseñanza basado en las necesidades y en las potencialidades del niño más que en las necesidades de la sociedad o en los preceptos de la religión).
Hermann Lietz Alemán (Alemania) Funda la primera escuela nueva alemana llamada “Hogar de educación en el campo”.

Perseguía una educación integral basado en un ambiente familiar y natural.

Fomentaba la libertad del educando para decidir y resolver situaciones.

María Montessori Italiana (Italia) Alienta la autodisciplina interna.

Grupos con distintas edades.

Los niños motivados a ayudarse, marcan su ritmo para aprender, descubren sus errores a partir de la retroalimentación.

John Dewey Estadounidense (Estados Unidos) El desarrollo educativo del alumno en términos de animación de las necesidades e intereses de aquél.
A. C. Makarenko Soviético

(Unión Soviética)

Exponente de la rehabilitación de los delincuentes juveniles y de la educación colectiva.
Ovide Decroly Belga (Bélgica) Propuesta pedagógica.

Respeto por el niño y su personalidad a fin de preparar a los niños para vivir en libertad.

No a la disciplina rígida.

Creación de un ambiente motivador.

Nota: Adaptado de “Principales representantes de la Escuela Tradicional”, pp. 4-6. Recuperado de http://virtual-book.net/adistancia/TeorContemEduc/U1/lecturas/TEX_1_SEM%201_RepEsc.pdf
(*) Los gentilicios se recuperaron el 11 de junio de 2015 de http://gentilicios.org.es/gentilicio-de-ginebra.php

Características de la Escuela Tradicional y Escuela Nueva

En la tabla 3 se aprecian diferencias sustanciales entre las escuelas tradicional y nueva.

Tabla 3. Características principales de las Escuelas Tradicional y Nueva.

Rubro Escuela Tradicional Escuela Nueva
Metodología Pedagogía magistral.

Prevalecen las normas y las informaciones socialmente aceptadas dentro de los contenidos curriculares.

El aprendizaje tiene carácter acumulativo, sucesivo y continuo.

Uso de evaluación para constatar los conocimientos transmitidos.

Modela los conocimientos y habilidades que se habrán de alcanzar.

Enciclopedismo: la clase y la vida colectiva son organizadas, ordenadas y programadas.

Verbalismo y pasividad: el método de enseñanza será el mismo para todos los niños y en todas las ocasiones.

La disciplina y el castigo como esenciales.

Se aprende haciendo.

Los programas como los métodos tendrán que partir de las necesidades e intereses del alumno.

El alumno como artesano de su propio conocimiento.

Formar para la paz, la comprensión y el amor.

Reaccionaria de la metodología tradicional (en contra).

Materiales que utilizan Reducido material didáctico.

Se limita a exposiciones (oral) reiterada y severa.

El libro como fuente única del conocimiento y la razón.

Diversos.

Nuevas tecnologías.

Permiten la manipulación y experimentación.

Educan los sentidos y capacidades individuales.

Concepción de la enseñanza Es unidireccional. Sólo el maestro es quien enseña. Es el único emisor de información y el conocimiento.

Magistrocentrismo: sin el maestro, el niño no puede nada, pero con el maestro, lo puede todo. El maestro es la base y condición del éxito de la educación.

Es bidireccional. Tanto el alumno como el maestro enseñan y aprenden.

La escuela prepara la vida.

Enseñar con el ejemplo. Tema a saber: la vida en todas sus manifestaciones.

Rol del docente Centro de la enseñanza: es quien educa, dador del conocimiento. Todo lo sabe. Aspecto cognoscitivo paternalista.

Dirige, convence y explica: monarca absoluto.

Rinde culto a la autoridad y al orden, no fomenta la libertad.

Facilitador del aprendizaje que muestra posibilidades a los alumnos.

Fomenta la libertad, motivación y creatividad.

Potenciar la significación, valor y dignidad de la infancia, para favorecer la actividad, libertad y autonomía del alumno.

Acto común de cooperación con el alumno: relación de afecto y camaradería.

Rol del alumno Rol pasivo. Sólo de receptor.

Imita al profesor, obedece, debe acostumbrarse y someterse.

Elemento central de los procesos educativos.

El alumno es libre y debe vivir en un ambiente de libertad; emprender sus búsquedas, sus investigaciones, con entera libertad.

Nota: Adaptado de“Capítulo2. Pedagogía de la Escuela Tradicional”, 11 de junio de 2015. Recuperado de http://virtual-book.net/adistancia/TeorContemEduc/U1/lecturas/TEX_3_SEM3_PedTrad.pdf; “Algo sobre la escuela tradicional”, por J. Palacios, 1999, pp. 16-23; y “Principales representantes de la Escuela Tradicional”, 2015. Recuperado de http://virtual-book.net/adistancia/TeorContemEduc/U1/lecturas/TEX_1_SEM%201_RepEsc.pdf

En general, la escuela tradicional se caracteriza por predicar una pedagogía magistral, también denominada magistrocentrismo, ya que la enseñanza depende del maestro. El alumno es pasivo-receptor, obligado a escuchar, memorizar, repetir y a disciplinarse. Prevalece el castigo y la monotonía. Los contenidos programáticos se utilizan como únicos y verdaderos.

En contraposición, la escuela nueva promueve la libertad, el amor y el autoaprendizaje. El centro de atención lo ocupa el alumno. El docente funge como guía o facilitador del propio conocimiento y aprendizaje de los alumnos. Estos últimos son quienes experimentan, construyen e indagan sobre su entorno, su realidad. Los programas educativos son flexibles. Los verdaderos contenidos se hallan en el entorno inmediato del alumno. La interacción alumno-maestro se considera vehículo o medio para el aprendizaje mutuo.

A manera de conclusión

Tratar de ubicar en el tiempo una u otra escuela: tradicional o nueva, remite a la idea de comprender la intervención del hombre en su propio proceso de formación en el planeta Tierra. Esto significa dos aspectos: a) la educación como un proceso social y b) la insistencia por modelar un tipo de ser humano. En el primer caso, surgen ideologías por procurar el rescate de experiencias, aprendizajes, conocimientos, que de generación en generación se van conservando, y como la forma de “preparar” a los sujetos para enfrentar su entorno inmediato. De ahí que diversos intereses han emanado para hacer de la educación, el pretexto, medio o recurso para lograrlo. La escuela tradicional, por su parte, a través del pensamiento teórico, filosófico y metodológico de sus pensadores, plasmaron sus realidades, adaptadas a su contexto histórico, económico, social, cultural. El surgimiento de esta escuela deviene de una cultura arraigada por el poder eclesiástico, donde la idea de escuela era la salvación para moldear un tipo de ser humano. Con toda intención deviene esa ideología, respondiendo a intereses particulares y colectivos. La escuela nueva y sus seguidores ofrecen, también, un tipo de ideología. Reaccionan en contra de los principios del método tradicional, en pro de alcanzar un tipo ideal de ser humano y de sociedad. Se considera inapropiado un método basado en la enseñanza bancaria o transmisora, rígida y cerrada, aislada del mundo de los alumnos. En cambio apuestan a un método más flexible, que emane del propio sujeto de aprendizaje, basado en la interacción entre semejantes y su cercanía con la naturaleza. Se considera pertinente y necesario el rescate de valores. Se promueve la autonomía, la actividad, construcción y autoconstrucción del aprendizaje.

Con tales reflexiones, consideramos relevante pensarnos como docentes: formadores de formadores. ¿Qué papel jugamos en el aula?, ¿son nuestros deseos transmitir simple información o provocar en el otro (estudiante) motivación o curiosidad para que logre su propio aprendizaje?, ¿cómo “victimas” de la escuela tradicional pretendemos seguir sus principios o estamos dispuestos a contribuir y explorar otras visiones de realidad? Tal vez la respuesta se reduzca a un no, a primera vista, pero ésta implica abatir a una ideología educativa cada vez más fuerte, depredadora y difícil de combatir. Sin embargo, creemos en las posibilidades, aunque mínimas, de apuntar a la formación del ser humano y no un robot que reproduce el discurso dominante. De ahí el interés de buscar espacios de formación, para compartir el proceso rico de enseñanza, a través de las experiencias, intercambio de ideas, lectura y nuevas visiones de mundo.