Métrica - Periodismo y Transparencia

Ineficacia sello de SSC

Escrito por:

En el Estado de México las probabilidades de que un delincuente pueda ser detenido por policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del Gobierno del Estado de México (GEM) son mínimas, ya que la efectividad de sus 20 mil elementos en cuanto al aseguramiento de delincuentes, asciende a 13 por ciento en promedio y en delitos de alto impacto baja hasta 1 y 3 por ciento.

 

La ineficacia del aparato de prevención e investigación de delitos (facultad que tiene desde 2009) de la policía estatal, que en teoría opera desde marzo de 2013 bajo un esquema de Mando Único, se hace patente cada hora, todos los días y en cada sitio donde sucede un delito y no es capturado el autor del mismo.

Datos oficiales precisan que tan sólo de las mil 566 violaciones denunciadas de enero a septiembre del presente año, la policía estatal sólo logró poner a disposición del Ministerio Público en ese periodo,  a 81 de los probables responsables, cifra que representó al 5.2 por ciento del total de los casos, el resto de los violadores muy probablemente sigue deambulando por las calles mexiquenses, ya que la policía municipal y ministerial registran indicadores similares. No detienen delincuentes.

Un escenario de impunidad y horror para las víctimas de violación, que se replica en padres, esposas, hermanos, hijos y familiares en general de las mil 487 víctimas de homicidios dolosos o ejecuciones registradas en el mismo periodo, ya que la policía estatal sólo logró poner a disposición de la autoridad competente, ministerio público y en su caso juez, únicamente a 49 personas, las cuales representaron al 3.3 por ciento de los probables responsables del total de asesinatos.

Lo anterior no solo implica que la palabra impunidad sea una de las más replicadas en miles de hogares, oficinas, hospitales, juzgados, centros educativos, restaurantes y sitios de reunión en general, sino también que entre la sociedad hay mil 438 asesinos y mil 485 violadores sueltos que durante los primeros nueve meses de este año se hicieron presentes.

Con base en datos de la misma Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Procuraduría estatal, se puede afirmar que la mayoría de los delitos de alto y bajo impacto quedan impunes, pese al redoblamiento de operativos de fuerzas de seguridad municipal, estatal y federal.

El análisis y obligada reflexión sobre cada uno de dichos números, que para la autoridad atañen a violadores y asesinos, pero para la sociedad a personas con nombre y apellido que están relacionadas con historias trágicas que han partido a familias completas y marcado de por vida a las víctimas, también nos puede llevar a una situación de sicosis, miedo y terror.

Escenario probable cuando confirmamos que en los últimos diez años, de enero de 2004 a septiembre de 2014, se han registrado y denunciado 28 mil 833 violaciones y 19 mil 881 homicidios dolosos, los cuales en su mayoría han quedado impunes. Los responsables están sueltos.

La impunidad que para la Real Academia de la Lengua es la “falta de castigo” y para la sociedad simplemente la ineficacia de un gobierno y sus instituciones para poder detener a los delincuentes, se hace presente, sin excepción, en todos los delitos de alto y bajo impacto cometidos en el Estado de México.

 

La baja efectividad de la SSC

De acuerdo a informes oficiales de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que tienen como sustento carpetas de investigación iniciadas ante agencias del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), las “puestas a disposición”  realizadas por sus elementos van del 3.3 por ciento en el caso de homicidio, hasta 11.5 por ciento en delitos de robo en transporte público y de 56 por ciento en robo a transeúnte, no obstante su promedio de efectividad en detener delincuentes es de 13 por ciento.

Ineficacia de la policía estatal que beneficia a personas dedicadas a delinquir, como a los ladrones de instituciones bancarias pues éstos no tienen de qué preocuparse, ya que la posibilidad de que la autoridad mexiquense los detenga es mínima o prácticamente nula.

Indicadores oficiales de la SSC precisan que de los 75 asaltos a bancos registrados de enero a septiembre del presente año, la policía estatal sólo detuvo a 4 personas por su probable responsabilidad de haber cometido el delito, es decir una efectividad de 5.3 por ciento (el reporte de la SSC no incluyen 71 robos registrados a bancos sin violencia-mensajes a cajeros, por lo que la cifra  total es 146 delitos y por ende su efectividad).

El rubro que atañe al robo de vehículo es patético, ya que de los 37 mil 320 automotores que se han robado durante los primeros nueves meses del año, la policía estatal que en algunas de sus patrullas cuenta con “scanner” y base de datos en línea donde puede consultar al instante placas relacionadas con reporte de robo, únicamente logró detectar y detener a 5 mil 314 personas como probables autores del delito, los cuales en su mayoría fueron conductores que compraron de buena fe un automóvil y resultó que era robado.

A diferencia de la ineficacia que muestran los elementos de la SSC en la captura de delincuentes relacionados con delitos como violación, homicidio, robo a instituciones bancarias y sustracción de vehículos, entre otros, los mayores porcentajes de “eficiencia” los tienen en la captura de portadores, consumidores o narcomenudistas de drogas como la mariguana y cocaína

Cifras de la misma institución muestran que el delito identificado en el Código Penal como “daños contra la salud”, registra uno de los mayores indicadores de efectividad para los miembros policíacos de la SSC, ya que logró detener a 4 mil 375 personas en los primeros nueve meses del presente año; números que están solo por debajo de las 4 mil 922 personas detenidas por robar a transeúntes.

Las cifras relacionadas con la detención de delincuentes de alto impacto que operan en el territorio estatal, no son nada alentadoras pues de cada cien ilícitos, menos del diez por ciento de los probables responsables son detenidos y presentados ante las ventanillas de la PGJEM por la policía estatal.

Reportes de la SSC a los que tuvo acceso el equipo de métrica, precisan que la mayor “efectividad” de los policías estatales está en la detención de los autores del ilícito de robo transeúnte, pues de cada cien delitos denunciados han logrado detener a 56 probables responsables que han sido presentados ante la PGJEM.

Instancia de justicia donde el agente del ministerio público, previa investigación y evidencia otorgada por policías que realizaron la detención, está en la posibilidad de obtener una vinculación a proceso, aunque para sostener su acusación ante el juez, tiene que aportar elementos suficientes y contundentes.

Por lo anterior, aunque los indicadores de puestas a disposición ante el Ministerio Público aumenten por parte de la policía estatal o municipal, ello no implica necesariamente que los detenidos sean responsables de los delitos.

Datos de la SSC indican que durante los primeros nueves meses del presente año, los uniformados estatales lograron asegurar a 25 mil 20 personas como probables responsables de un delito; cifra que acumulada a los 17 mil 147 detenidos por parte de policías adscritos a las 125 Direcciones de Seguridad Pública municipal, suma en total 42 mil 167 asegurados.

Personas que de enero a septiembre del presente año, fueron puestas a disposición por su probable participación en la comisión de alguno de los  185 mil 522 delitos que generaron una carpeta de investigación ante la PGJEM.

Aquí la relación entre los delitos cometidos de enero a septiembre del 2014 y el número de personas detenidas y puestas a disposición de la Procuraduría estatal por policías de la SSC.

Fuente SSC con base en carpetas de investigación de la PGJEM 

**Los 75 robos de bancos reportados por SSC no incluyen  71 eventos registrados sin violencia y de los que si da cuenta el SESNSP; por lo que la cifra  total es 146 delitos  en el periodo reportado a excepción de septiembre pues hasta la tarde del domingo aun no había dato oficial de dicho mes. 

**Para el caso de robo a transeúnte la SSC no reporta 1,234 casos registrados sin violencia que si da cuenta el SESNSP   

 

28 mil 833 violaciones denunciadas en una década

Uno de los delitos que se ha mantenido con indicadores similares durante los últimos diez años es de violación, pues mientras en el año  2004 se registraron 2 mil 421 eventos, casi una década después la cifra anual de denuncias es prácticamente idéntica, ya que en 2013 se iniciaron 2 mil 325 carpetas de investigación, lo que representó sólo 4.3 por ciento menos.

A lo largo del periodo 2004-2013 y enero a septiembre de 2014, los casos de violación que sí se denunciaron sumaron 28 mil 833 expedientes ante ventanillas del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.

De acuerdo a reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a septiembre del presente año se denunciaron mil 566 casos en el territorio mexiquense, lo que representa 5.8 violaciones al día en promedio.

Los indicadores oficiales sobre dicho delito que las mismas autoridades identifican como de alto impacto social, entre otros factores por las graves secuelas sicológicas que deja a la víctima, precisan que en 2010 fue cuando se denunciaron más casos ya que la cifra llegó a 3 mil 1 violaciones que representaron 8.2 casos al día en promedio.

Los reportes de la Procuraduría estatal sobre dicho delito indican que 2 mil 421 denuncias de violación se registraron en 2004; 2 mil 414 en 2005; 2 mil 838 en 2006; 2 mil 859 en 2007; 2 mil 994 en 2008; 2 mil 990 en 2009; 3,001 en 2010; 2 mil 895 en 2011; 2 mil 530 en 2012; 2 mil 325 en 2013 y mil 566 de enero a septiembre de 2014.

De acuerdo a esta última cifra el indicador delictivo respecto a violación es a la baja.

 

Mando Único a la deriva  

“La voluntad de ustedes amigas, amigos presidentes municipales, de servidores públicos y de la ciudadanía en general, es lo que hoy nos permite justamente entregarle a los mexiquenses este Mando Único estatal coordinado, un modelo policial que nos va a permitir dar una mejor seguridad a la población con inteligencia y con acciones precisas”, dijo el gobernador Eruviel Ávila Villegas la mañana del 4 de marzo de 2013.

A casi dos años del arranque de ese modelo policíaco al que se sumaron todos los municipios mexiquenses (a excepción de Nezahualcóyotl), Damián Canales Mena, tercer funcionario que ocupa la titular de la Secretaría  de Seguridad Ciudadana (SSC), se pronunció a favor de analizar con claridad, precisión y madurez, si es conveniente mantener el esquema de “Mando Único”.

Planteamiento que realizó Canales Mena al comparecer ante diputados en el marco de la glosa del tercer informe de gobierno, no sólo a partir de los escasos resultados de operativos coordinados, sino también de la incapacidad que los alcaldes tienen para otorgar a sus policías buenos salarios, así como de dotarlos de los instrumentos necesarios para que tengan un buen desempeño en campo y homologar su capacidad con las que tiene la SSC.

Entre los objetivos que el modelo policial de Mando Único se había planteado alcanzar estaban:

Fortalecer las capacidades de los policías (salario, cursos y equipo), disminuir los índices delictivos a través de inteligencia operativa, centralizar el sistema policial de los municipios al mando de la SSC, implementar tecnologías de información y comunicación mediante sistemas homologados.

Así como abatir la corrupción e implementar alianzas entre autoridades y sociedad, y operar los centros de mando municipales desde la SSC con la finalidad de “impulsar el funcionamiento del Sistema de Plataforma Mexiquense”.

Premisas del Mando Único que para el entonces titular de la SSC, Salvador Neme Sastré, quien cinco meses después de haber diseñado y puesto en marcha el modelo dejo el cargo, serían alcanzadas entre uno y dos años para lo cual firmó un convenio con cada uno de los titulares de los ayuntamientos.

Neme Sastré añadió que el “Mando Único” también permitiría contar con una actualización de datos (perfiles) de todos los policías, así como de los equipos con los que contaban: patrullas, armamento, infraestructura, aparatos de radiocomunicación, entre otros.

Otro de los objetivos del “Mando Único” consistía en certificar bajo parámetros de control de confianza a todos los elementos policíacos, así como  brindarles cursos y programas de profesionalización.

El esquema de implementación del modelo “Mando Único” también contemplaba la operación de un grupo permanente de trabajo, integrado por las áreas operativas, administrativas y de planeación, tanto de los ámbitos estatal y municipal, su objetivo sería evaluar los avances alcanzados.  Veinte meses después no hay reportes públicos de los alcances y resultados del Mando Único.

A la llegada de Rocío Alonso Ríos, a la titularidad de la SSC (29 de agosto de 2013), el modelo de “Mando Único” se mantuvo pero sólo en los escritorios de los directores policíacos, pues se admitió que en la parte operativa no se había avanzado.

“Había malos entendidos sobre lo que era y no el Mando Único. Se había hecho un gran trabajo del mapeo (delictivo), pero no se había llegado a la parte de operación, que es la que le toca a la Secretaría con números de teléfonos y con tareas específicas (a los policías)”, reconoció en noviembre de 2013 la titular de la SSC al comentar sobre la implementación del modelo policíaco en la ciudad de Toluca.

Durante los primeros meses del presente año Rocío Alonso Ríos inició lo que denominó “Reuniones de Empate de Mando Único”.

Su intensión era hacer operativo el modelo y designar con nombre y apellido a aquellos mandos policíacos de la SSC que tendrían la obligación de sostener con sus pares municipales, una coordinada y estrecha comunicación para implementar estrategias conjuntas.

“Un aspecto fundamental para estas reuniones será la homologación de códigos, de protocolos, las consignas, las reuniones diarias, y con el empeño de los presidentes municipales”, afirmó Rocío Alonso en febrero del presente año, dos meses después el gobernador Ávila Villegas, la sustituyó y colocó en su lugar a Damián Canales Mena.