Métrica - Periodismo y Transparencia

Justicia Desaparecida

Escrito por:

Hace 5 años 10 meses despareció María Salome Sánchez Contreras, tenía 40 años de edad. Su último rastro se ubica en las calles de la colonia Nueva Oxtotitlán de la Ciudad de Toluca, la tarde del 3 de agosto de 2009.

 

A casi seis años de aquel doloroso episodio encuentro a su hermano Aniceto Sánchez en el trabajo que ha sido su vida, la venta de nieve artesanal, en un carrito que él mismo armó y que de lunes a viernes estaciona en el Paseo Matlatzincas de Toluca, junto a una escuela primaria.

Advierto que ya no es el mismo carrito que usaba hace seis años, donde también despachaba María Salome, en ese entonces en las inmediaciones de la Legislatura mexiquense; hoy ya no está su hermana y por una injusta política de asepsia del Ayuntamiento las nieves artesanales fueron mandadas a un especie de exilio urbano.

“Va a cumplir seis años…” dice el fabricante de helados, como quien recuerda una fecha que no debería existir, que no tendría que estar marcada en el calendario, y cuyo tiempo sería mejor no contar.

La preguntas inevitables suelen ser tontas, son aquellas que se hacen como queriendo encontrar una respuesta condenada a la nada, aun así le pregunto qué pasó con la averiguación previa de número TOL/AC/II/1584/09, que se refiere a la desaparición de una mujer soltera de 40 años de edad, dedicada a la fabricación y venta de nieves, que vivía con sus padres.

“Ellos están checando el dato y que no ha habido nada, ni avances, ni noticias”, responde Aniceto, quien en los primeros años de la desaparición de su hermana caminó y descaminó los pasillos de la Procuraduría del Estado de México tratando de avanzar en la investigación, que hoy se resume en la paráfrasis ministerial de “seguir checando el dato”.

Cautivas

Interrumpido por los ávidos estudiantes que merman bolsillos de los padres en aras de refrescarse con las nieves, la memoria del hermano de María Salome lo traslada a un confuso hecho, donde sin ser investigador ministerial terminó haciendo pesquisas sin mayor arma que su fe.

En noviembre de 2013 por anónimos avisos se entera que existe un lugar en el municipio de Amanalco, donde presuntamente hay mujeres cautivas. De Toluca sale acompañado de elementos de la policía ministerial de la Procuraduría mexiquense.

El lugar al que llegan es una construcción solitaria, en ruinas, a la distancia quienes le pasaron la información estarían equivocados, pero al entrar encuentran a cinco mujeres, de 19 a 42 años de edad, confundidas, esclavizadas, mediante el consumo obligado de estupefacientes.

“Pude dialogar con una de ellas, pero como que estaba muy ida de sus sentidos, como que las drogaban, yo le preguntaba y le mostraba la fotografía de mi hermana, y nada más decía que se parecía a una, pero que no tenía la certeza”, indica Aniceto.

El hallazgo de las mujeres no se acompaña de ninguna detención. Quienes las tenían esclavizadas saben quién viene o simplemente tuvieron tiempo de escapar.

Los testimonios recogidos entre los lugareños son desalentadores, pistas imposibles de seguir, pérdidas en la bruma de la impunidad.

“Sí hubo más gente ahí, las personas que nos dieron la información nos dicen que días anteriores habían trasladado a gente de ahí a otro lado. En el lugar nos decían que nada más las sacaban de noche y las regresaban, nunca se dieron cuenta si era para trata o para qué las movían”, refiere Sánchez.

De aquel lugar queda la ingrata imagen de la cárcel clandestina, de la prisión del horror, de los días arrancados. En el piso latas de atún, bolsas de pan bimbo, restos de fogatas, y en un rincón el sitio, sólo el sitio, para el baño.

Son los años cuando el vendedor de nieves tiene que sufragar los gastos de los policías ministeriales, prestos a continuar una investigación que si fuera por ellos recomendarían que fuera eterna, pues les pagan el combustible para su patrulla y comidas durante los “operativos”.

“No eran 50 o 100 pesos, me tocaba pagar para cuatro o cinco personas, luego me decían que si tenía 500 o mil pesos para tal día, cuando me decían que mil les decía que ya no tenía, y hasta me sugerían que se los diera en dos partes”, recuerda.

Espiritismo

De pronto la investigación da un vuelco, la huella de su hermana se hace visible, pero a través de una vidente, quien la ve viva, con poca energía, pero viva en algún lugar que no puede ubicar.

Durante dos años la nigromante hace “velaciones”, invariablemente a la medianoche, para lo cual utiliza una fotografía y un cabello de María Salome.

A ella recurren porque la vidente es esposa de un ahijado de la madre de Aniceto, el compadrazgo provoca que los servicios espirituales sean gratuitos y esperanzadores, pues anteriormente esta vidente ya había localizado a dos personas desparecidas.

“A mi hermana nunca la pudo localizar porque decía que la habían protegido, no sé de qué manera, me imagino un escudo espiritista que hacen otras personas, pero nos decía que sí la íbamos encontrar, aunque no pronto”, refiere.

En enero de 2014 el rastro espiritual de María Salome seguía en el radar de la nigromante, sin embargo, un mes después fallece la vidente y la investigación se trunca.

“Antes de morir nos mandó llamar, nos dijo que no perdiéramos la fe, que la íbamos a encontrar”, expresa.

También dejó una póstuma sugerencia, que tal vez podría aconsejar cualquier persona con menos intuición: que no les siguieran entregando dinero a los policías ministeriales por continuar con una investigación que no pasó de los escritorios de la propia Procuraduría.

La manutención a los policías dura al menos nueve meses, pues continuamente recibían llamadas de ciudadanos que les avisaban de posibles lugares donde podía estar su hermana, y para no correr riesgos avisaba a los ministeriales, quienes lo mismo lo acompañaban a Texcoco o a Valle de Bravo.

Los últimos reportes de la Procuraduría estatal ocurrieron en 2014, cuando recibieron una llamada telefónica de esta dependencia para “actualizar” la información sobre María Salome, quien no tenía alguna pareja y la mayor parte de su tiempo libre la pasaba con sus padres.

En manos de Dios

En los últimos meses la familia de María ha suspendido la búsqueda, no por falta de voluntad, sino porque las deudas los consumen y necesitan recuperarse del dinero gastado para la investigación. Su primer y último recurso ha sido rogar a Dios. Hoy lo hacen con más devoción.

“Si aparece que sea a través de Dios que nos ponga los medios, porque ya gastamos mucho dinero, ni el cálculo tengo, yo gaste sin medida y la gente abuso, cuando me di cuenta que ya no tenía, pues ya tampoco tuve apoyo”, reconoce.

El 22 de octubre su hermana cumple 47 años de edad, no le importaría seguir gastando para encontrarla, como cuando recurrió a otra médium, a la que llegó por recomendación de los propios policías ministeriales, pero que a diferencia de la primer vidente le cobró sobradamente sus servicios.

En una total renuncia al Estado de Derecho y a las propias instituciones de justicia, los ministeriales que lo acompañaban en las pesquisas lo llevaron con la médium, quien por una sesión le cobró 5 mil pesos.

La cita de aquel ritual ocurre por el rumbo de Tres Marías, en las lagunas de Zempoala, es la medianoche cuando inicia la llamada “radiación”, Aniceto saldrá con un intenso dolor de cabeza, aunque con la certeza de haber “visto” a su hermana.

La ceremonia comienza al encender una veladora al revés, posteriormente la vidente hizo una anillo de fuego, colocando en el centro a Aniceto, a quien sobre los ojos le colocó una fotografía de María Salome.

Milagro o alucinación Sánchez ve a su hermana en un lugar con muchos animales, un flashazo de fe que nunca tendrá explicación, pues en el nivel de los mortales la médium le aclaró que otras sesiones tendrían un costo igual  y los resultados no estaban garantizados. Aniceto ya no regresó.

“Sumando los cinco mil de ella, más los mil pesos que les daba a cada uno de los policías que me acompañaban, más la gasolina, no me alcanzaba”, lamenta mientras continúa vendiendo los helados que para su familia han sido el único dulce y sostén de los últimos años, en espera de que María por fin aparezca.

 

Los 3 mil 316 desaparecidos

En el Estado de México hay 3 mil 316 personas desaparecidas.

Derivado de la solicitud de información pública de número 00105/lPGJ/IP/2015, la Procuraduría mexiquense informó que entre el primero de enero de 2007 y el 28 de abril de 2015 un total de mil 409 mujeres están perdidas y mil 907 hombres están en la misma circunstancia.

Aunque por género es mayor el número de hombres, destaca que en el rango de edades las mujeres adolescentes han desparecido más que los varones adolescentes.

Las adolescentes desaparecidas ascienden a 629, mientras los adolescentes en la misma situación alcanzan un registro de 207.

En su respuesta  a la citada solicitud de información pública, la Procuraduría estatal reconoció que sólo existe información sistematiza de personas desparecidas del 1 de enero de 2007 al 28 de abril de 2015, fecha cuando se hizo la respectiva petición.

Entre las preguntas planteadas se  requirió conocer el número de personas que en el Estado de México fueron reportadas como extraviadas, desaparecidas o ausentes del año 2000 a la fecha y que actualmente seguían en ese status.

Entre los documentos proporcionados, y con los cuales dio contestación a dicha pregunta, la Procuraduría proporcionó el reporte de las 3 mil 316 personas desaparecidas, y adicionalmente indicó que entre 2007 y 2015 existieron 4 mil 434 reportes de personas que han sido localizadas, después de ser reportadas como desaparecidas.

Por año el registro de personas que siguen desaparecidas fue más alto en 2014, cuando la cifra ascendió a 797, mientras los años con menos reportes corresponden a 2007, 2008 y 2009, en cada ejercicio las personas perdidas no llegan a 100.

La petición también incluía conocer el número de averiguaciones previas o carpetas de investigación que inició la Procuraduría por el extravío, desaparición o ausencia de personas del año 2000 a la fecha.

Sin embargo, la dependencia informó que la Fiscalía Especializada para la Investigación de Personas Desaparecidas, No Localizadas, Ausentes o Extraviadas, fue creada el 4 de agosto de 2014, por lo cual la institución sólo cuenta con información a partir de esa fecha, siendo un total de mil 204 noticias criminales iniciadas.

Cabe aclarar que las noticias criminales son únicamente el antecedente de las carpetas de investigación y no garantizan que haya comenzado alguna pesquisa.

La Procuraduría también dijo desconocer el número de averiguaciones previas o carpetas de investigación que han concluido en una sentencia condenatoria, derivado de la desaparición de personas, pues argumentó que eso le corresponde al Poder Judicial.

“Esta dependencia no cuenta con información relativa a averiguaciones previas o carpetas de investigación por el extravío, desaparición o ausencia de personas que hayan culminado con alguna sentencia condenatoria”, reconoció.

Respecto al número de averiguaciones previas o carpetas de investigación que inició la Procuraduría por el extravío, desaparición o ausencia de personas del año 2000 a la fecha, y que continúan abiertas o sin resolverse, la dependencia informó que continúan pendientes 541 casos que son atendidos en las cuatro sedes de la Fiscalía Especializada para la Investigación de Personas Desaparecidas, No Localizadas, Ausentes o Extraviadas, ubicadas en Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Texcoco y Toluca, pero inexplicablemente no  se cuenta con la información desagregada por municipio.

Tal cifra no coincide con las mil 204 noticias criminales iniciadas, y que la propia Procuraduría reporta que comenzaron a registrarse a partir del 4 de agosto de 2014, pues no se aclara si los casos pendientes tienen alguna relación con dichas noticias criminales.

Por municipio, entre las localidades que acumulan el mayor número de personas desparecidas destacan Nezahualcóyotl con 550, Ecatepec con 314, y Toluca con 280.

 

Banco de Datos: Desapariciones

Reportes por desaparición: 3 mil 316

Mujeres: mil 409

Hombres: mil 907

Desglose por rango de edades:

Rango de edad

Mujeres

Hombres

Niños

146

138

Adolescentes

629

207

Adultos

634

1562

Total

1409

1907

 

Desglose por años:

Año

Mujeres

Hombres

2007

11

49

2008

12

37

2009

17

51

2010

162

414

2011

136

291

2012

136

229

2013

212

270

2014

430

367

2015

293

199

Total

1409

1907

Fuente: Procuraduría de Justicia del Estado de México.