Métrica - Periodismo y Transparencia

HISTORIA DEL DESORDEN EN TRANSPORTE PÚBLICO DEL EDOMÉX

Escrito por:

El 24 febrero del 2004 la Secretaría del Transporte estatal autorizó que las unidades del servicio público de pasajeros concesionado por el Gobierno del Estado de México (GEM), cobraran por su servicio, tarifa mínima, 4 pesos por viaje en los primeros cinco kilómetros de recorrido; trece años después ese monto registra un incremento de 100 por ciento ya que el pasaje,  desde el 16 de mayo de 2013, es de 8 pesos.  

 

Monto que podría registrar otro incremento en los próximos días, ya que los operadores del transporte público no están conformes con la tarifa que se ha mantenido desde hace 4 años y 1 mes; por lo que a principios de enero de 2017 empezaron a cabildear y pugnar por un incremento de 2 a 4 pesos.

 

De aprobarse dicha pretensión de los transportistas, la tarifa oficial se colocaría en por lo menos 10 pesos por viaje y permitiría que los mexiquenses siguieran pagando el pasaje más caro de todo el país, como ha sucedido en la última década.

 

En la práctica ese incremento es un hecho, 10 pesos como tarifa mínima por viaje, ya que la mayoría de operadores-choferes y empresarios del sector, se lo autorizaron desde enero del 2017 por sus “grandes pantalones”; ignorando así la advertencia, monitoreo y supuesta supervisión de funcionarios de la Secretaría de Movilidad del GEM, para aquellos operadores que abusen de los usuarios y cobren más de 8 pesos.

 

El Instituto del Transporte del Estado de México, única instancia autorizada para avalar o rechazar alguna modificación a la tarifa, no ha autorizado ningún incremento al pasaje desde el pasado 16 de mayo de 2013 (Ismael Ordoñez Mancilla, estaba al frente de la Secretaría), no obstante los operadores del transporte aprovecharon la inestabilidad que generó el incrementó a los combustibles-gasolinazo (enero 2017) y optaron por cobrar 10 pesos.

“Tengo que ser muy realista, humanamente es imposible tener 160 mil elementos para subirlos a cada unidad del transporte público. Movemos 8 millones de viajes al día”.

 

Esgrimió el titular del ramo Edmundo Ranero Barrera, tras reconocer que la dependencia cuenta con pocos inspectores, por lo que es fundamental que la población se asuma como “observador ciudadano” y denuncia, al teléfono gratuito 01800 999 0025, abuso en los cobros, así como todo tipo de irregularidades.

 

De acuerdo a datos oficiales de la Secretaria de Movilidad, a partir de que los operadores del transporte empezaron a realizar cobros no autorizados (enero 2017), se han logrado sancionar y asegurar a alrededor de mil unidades.

 

Otras vías de contacto que la Secretaría habilitó para denunciar abusos cometidos por operadores de unidades del transporte y/o irregularidades en el sector, son: WhatsApp 722 1651081, 557411 0061, 5574 110063 y 5574 110065.

 

¿Hay manera de comprobar que se han asegurado y sancionado a mil unidades? se le cuestionó al titular de la Secretaría.

 

“Pueden ir a los corralones, están saturados”, respondió.

 

 

Edmundo Ranero, cuarto titular en la Secreataría de Movilidad durante la administración del gobernador mexiquense Eruviel Ávila Villegas.

No obstante y pese a los esquemas de denuncia, discursos y declaraciones de los “altos” funcionarios del GEM, los abusos hacia usuarios del servicio público de pasajeros no han sido frenados: cobros de pasaje no autorizados, robos al interior de las unidades con desenlaces fatales en algunos casos, mala prestación del servicio, operadores no capacitados, clonación de placas, entre otros problemas que no han sido resueltos por la dependencia que ha visto pasar a cuatro titulares: Jaime Barrera Velázquez, Ismael Ordóñez Mancilla, Isidro Pastor Medrano y Edmundo Ranero Barrera (actual).

 

Desde la óptica de Ismael Solís Sánchez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), autor del ensayo “El caciquismo en México: la otra cara de la democracia mexicana. El caso del caciquismo urbano en el Estado de México”, hay una complicidad entre la clase política del GEM y el puñado de personas que operan las empresas del transporte en el territorio estatal.

 

“Cabe señalar que una de las principales razones de la presencia actual del caciquismo en las organizaciones del transporte público en el Estado de México, se refiere a las relaciones políticas y apoyo mutuo que sostienen los líderes transportistas con los actores políticos y gubernamentales de la entidad. Estos últimos han sabido aprovechar el apoyo político-electoral que ofrecen los transportistas mexiquenses, en su mayoría de adscripción priísta, y han sabido respetar los acuerdos corporativos celebrados informalmente con éstos. Las relaciones políticas que los líderes transportistas mexiquenses establecen con los actores gubernamentales y el apoyo político-electoral que pueden ofrecer a estos últimos, les permite detentar cierto poder que utilizan a la hora de negociar su influencia en el sector de transporte público en la entidad mexiquense”.

 

“El peso político de los transportistas mexiquenses y la nula participación gubernamental en la prestación del servicio de transporte público, constituyen factores que explican el considerable poder que ostentan actualmente Pedro Sánchez y otros líderes transportistas en el Estado de México”, se precisa en el apartado Conclusiones del referido ensayo.

 

Isidro Pastor Medrano, tercer titular en la Secretaría de Movilidad en el presente sexenio estatal.

El texto de Ismael Solís en su capítulo II “El caciquismo en las organizaciones del transporte público del noreste del Estado de México”, explica cómo fue posible el surgimiento y consolidación del cacicazgo en el transporte público de pasajeros que opera en la entidad.

 

“El surgimiento del cacicazgo de Pedro Sánchez, así como de otros cacicazgos del transporte público que tienen presencia en el Estado de México (y de forma general, el auge y expansión de las empresas y organizaciones de transportistas del servicio público en la entidad mexiquense) fue posible gracias a la conjugación de tres factores, a saber”:

a) El acelerado proceso de conurbación de los municipios mexiquenses ocurrido durante el periodo 1950-1980 del siglo pasado, y con ello el aumento de las necesidades de movilidad de su población.

 

b) La formación de un poderoso grupo político bajo el liderazgo del entonces gobernador Carlos Hank González, de cuyo apoyo político se beneficiaron la mayoría de los actuales líderes transportistas mexiquenses.

 

c) Los cambios en la política gubernamental respecto del sector de transporte público en la entidad mexiquense, cambios ocurridos durante los años ochenta y noventa del siglo pasado, cuya característica central es el retraimiento del gobierno estatal en la prestación del servicio de transporte de pasajeros en los principales municipios urbanizados.

 

En 5 años 4 Secretarios de Transporte-Movilidad

 

Por la Secretaría del Transporte, hoy Movilidad del Gobierno del Estado de México, han pasado cuatro titulares: Jaime Barrera Velázquez, Ismael Ordoñez Mancilla, Isidro Pastor Medrano y Edmundo Ranero Barrera, funcionarios públicos de “primer nivel” que han tenido un denominador común, no contar con algún tipo de especialidad en transporte público y/o movilidad.

 

Ismael Ordóñez Mancilla, segundo titular del Transporte en el sexenio encabezado por Eruviel ´Avila. Villegas.

Ninguno de los tres primeros funcionarios que se han sentado en la principal oficina de la Secretaría encargada de regular el sector donde operan 102 mil taxis y poco más de 61 mil unidades del servicio público masivo de pasajeros, junto con 200 mil operadores, logró hacer que se cumpla la normatividad vigente en beneficio de los aproximadamente 7 millones de usuarios que al día se trasladan en dichas unidades.

 

El primero en tomar las riendas de la Secretaría fue Jaime Barrera Velázquez. El 16 de septiembre de 2011 el gobernador Eruviel Ávila le pidió “cumplir con eficiencia las demandas de los mexiquenses”, es decir hacer lo necesario para que exista un  transporte ordenado, eficiente y seguro.

 

Pero como ese mandato no se cumplió, el 8 de octubre de 2012 llegó a relevarlo Ismael Ordóñez Mancilla, especialista pero en el sector agropecuario más no en transporte.

 

Jaime Barrera Velázquez, primer secretario del Transporte en la administración de Eruviel Ávila (foto del portal Edomex Al Día)

En ese momento el nuevo miembro del gabinete estatal señaló que su nuevo encargo representa una gran responsabilidad  y que su encomienda consistía en ofrecer un servicio de calidad a los mexiquenses, lo cual, aseguró se logrará, pues “el actual gobierno tiene una visión humanista, cercano a la gente y atento a que el transporte público en la entidad sea eficiente”.

 

Entre las principales tareas a realizar al frente de esta Secretaría, dijo, se encuentran el ordenamiento del servicio, contar con unidades de transporte público modernas, operadores capacitados, así como la consolidación y ampliación del transporte masivo, entre otras acciones resumidas en lo que se identificó como Decálogo del Transporte.

 

 

Te acuerdas del Decálogo del Transporte 

 

Documento diseñado por la misma Secretaría y Poder Ejecutivo que consistía en: Capacitación, certificación y aplicación de exámenes a operadores, implementación de uniformes y gafetes de identificación; brindar a operadores servicio médico a través del IMSS; implementación de esquemas de prepago, habilitar internet inalámbrico a bordo de unidades, así como sistemas de información de rutas y horarios de los usuarios.

 

Junto con revisiones mecánicas periódicas de unidades para abatir riesgos de accidentes y reducir los índices de contaminación; habilitar mobiliario urbano multifuncional “para que los usuarios cuenten con espacios públicos de espera dignos y seguros”, donde exista información de rutas y horarios; instalación de cámaras de videovigilancia  y botones de emergencia conectados al sistema  de emergencia 066 (hoy 911) para evitar asaltos; ampliación del transporte masivo y reordenamiento de rutas en el Valle de Toluca

 

Pero como las premisas del Decálogo del Transporte tampoco se cumplieron, el 19 de junio de 2014 llegó a la titularidad del sector como relevo el político y licenciado en Derecho Isidro Pastor Medrano, nuevo secretario que en un primer momento aseguró que no sólo haría que se cumpliera lo establecido en el Decálogo sino que habría una reestructuración total.

Dos años y seis meses después, 9 de enero de 2017, Pastor Medrano salió de la Secretaría y llegó en su lugar Edmundo Ranero Barrera, ex Delegado de Desarrollo Social, es decir otro inexperto en temas de transporte y movilidad.

 

Nuevo secretario que se comprometió a establecer acciones en pro del sector a través del diálogo y consenso, aunque en los días siguientes no pudo evitar los cobros irregulares que afectaron la economía de millones de mexiquenses. 

 

“El sector transporte es un sector que debemos atender, que debemos darle seguimiento, es una demanda de la población el tener un mejor transporte público… habremos de entregarles las mejores cuentas a la población sí, y al sector transporte y celebro que tengamos esta voluntad”, señaló Ranero Barrera.

 

Los argumentos para elevar la tarifa 

 

El 16 de mayo de 2013 en la Gaceta de Gobierno del Estado de México se publicó la tarifa oficial que permite a los conductores de unidades del servicio público de pasajeros, en la modalidad de colectivo, cobrar 8 pesos como pasaje mínimo a los usuarios.

 

En ese momento el gobernador Eruviel Ávila Villegas y su equipo de colaboradores especializados en dicho sector, comunicó a la población que la petición de los empresarios del transporte, que consistía en elevar de 7 a 8 pesos el pasaje, se avalaba porque que la autoridad estatal exigiría y obligaría a los chóferes mejorar la prestación de su servicio y también haría lo necesario para garantizar una operación de calidad, segura y eficiente de las unidades.

 

Tres años y 9 meses después a dicha autorización de incremento al pasaje, las condiciones son prácticamente las mismas.

 

 

En dicha Gaceta se estableció que el usuario debe pagar 8 pesos por los primeros cinco kilómetros de recorrido y cuando la unidad supere dicha distancia, por cada kilómetro adicional la tarifa registrará un incremento de 20 centavos más, por lo que el usuario está obligado a pagar el monto que se precisa en las pirámides tarifarias que todas las unidades portan (en teoría) de manera visible.

 

“$8.00 (ocho pesos con cero centavos 00/100 M.N.) por los primeros cinco kilómetros. $0.20 (veinte centavos) por cada kilómetro adicional excedentede la tarifa inicial”, precisa el apartado “tarifa máxima” que forma parte del cuadro donde se precisan todas las zonas del transporte público de pasajeros en el territorio mexiquense.

 

En ese 2013 de forma paralela a la autorización del incremento al transporte público, el gobernador Ávila Villegas anunciaba la implementación de diez acciones que realizaría la entonces Secretaría del Transporte, hoy de Movilidad, para regular y mejorar al sector: Decálogo del Transporte.

 

 

De acuerdo a reportes oficiales referentes al año 2013, los siniestros donde se vieron involucradas unidades del transporte público de pasajeros, arrojaron un saldo de 39 personas muertas y 403 lesionadas.

 

Para el año 2014, la cifra prácticamente se habría duplicado ya que el número de personas que perdieron la vida, llegó a 69 y las que resultaron lesionadas por hechos como colisión, volcadura, atropellamiento y robo, se colocó en  477 eventos.

 

Aunque en teoría el documento identificado por el GEM como “Decálogo del Transporte” sigue vigente, en los hechos ninguna medida se ha cumplido en su totalidad, por lo que la “determinación” anunciada en mayo de 2013, se puede calificar como una política pública no concretada.

 

Es de destacar que en ese 2013, el titular del Poder Ejecutivo mexiquense Eruviel Ávila, admitió que su gobierno estaba en deuda con la sociedad, ya que no se había hecho lo necesario para brindar a la población el servicio de transporte público que merece.

 

Una mirada al pasado

 

En la década de los setentas el sector fue administrado por la Secretaria General de Gobierno; en 1980 por la Secretaria de Desarrollo Urbano y Obras Públicas; para 1990 la política cambia y la responsabilidad pasa a la Secretaria de Comunicaciones y Transportes; para el año 2002 se registra otro cambio y es la Secretaria del Transporte la encargada de todo el sector y en diciembre de 2014 nace la Secretaría de Movilidad.