Métrica - Periodismo y Transparencia

La rifa del avión presidencial en México: el verdadero ganador

Escrito por:

El 30 de julio de 2012, el gobierno de Felipe Calderón aprobó la compra de un nuevo avión para las giras internacionales del Presidente de la República, aeronave que costó 130 millones de dólares y llegó a territorio nacional en 2015.

Para cuando el avión llegó, Calderón ya había dejado el cargo. Le correspondió a su sucesor, Enrique Peña Nieto, estrenar la lujosa aeronave “José María Morelos y Pavón”, equipada para 80 pasajeros, con amplios asientos de cuero, sala de conferencias, suite presidencial con cama tamaño king y regadera privada.

Peña Nieto usó el jet durante sus últimos años como mandatario y se convirtió en el blanco favorito del entonces candidato Andrés Manuel López Obrador, ahora presidente, durante los comicios de 2018.

“Ni siquiera Obama tiene un avión como este”, fue el estandarte con el que López Obrador calificó al avión de ser un emblema de la corrupción del gobierno, en un país que lucha contra la pobreza. En 2018 como promesa de campaña, propuso vender el avión y devolver el dinero a la gente.

Cuando asumió el cargo el 1 de diciembre de 2018, su gobierno se puso manos a la obra para tratar de encontrarle un comprador al avión. Sin embargo a principios de 2019 el mandatario informó que tras múltiples ofertas para el avión ninguna de estas funcionó.

A principios de 2020, al gobierno de López Obrador se le ocurrió una nueva idea para el avión: rifarlo.

La idea inicial del gobierno fue, compra un boleto y, si ganas, te convertirías en el orgulloso propietario de un Boeing 787 Dreamliner, pero el pueblo mexicano comenzó a cuestionar dicha estrategia. ¿Dónde aparcaría el avión?, ¿quién lo mantendría?, ¿quién lo pilotaría?, y lo más importante, ¿quién pagaría por todo esto?.

En ese momento, López Obrador planteó parte de una solución. En su lugar, se entregaría un premio en efectivo “simbólico” dividido en 100 ganadores. Cada ganador recibiría 20 millones de pesos, el equivalente a alrededor de 1 millón de dólares. El dinero recaudado se usaría para pagar a los ganadores, y los fondos excedentes serían destinados a la donación de equipos médicos al sistema de salud pública, y también ayudarían a mantener el avión antes de cualquier venta eventual.

El pasado 15 de septiembre tras una actuación de 2,5 horas de los niños gritones de la Lotería Nacional se llevó a cabo el “Gran Sorteo Especial 235”, el cual López Obrador calificó como “todo un éxito”, en donde los 100 premios de 20 millones se distribuyeron de la siguiente manera:

La Lotería Nacional informó que para el “Gran Sorteo Especial 235” se vendieron 4,685,800 cachitos (78.09%) para una venta total de 2,342,900,000 pesos.

Entre los 100 ganadores del sorteo del avión presidencial sobresalen escuelas y hospitales de los estados de Michoacán, Sinaloa, Oaxaca, México, entre otros.

La rifa del avión presidencial es una muestra más de una estrategia pre establecida por el gobierno donde el verdadero beneficiario, de manera parcial, también fue él mismo. En un momento donde la pandemia por Covid-19 ha generado una crisis económica en el sistema de salud mexicano. Dicho suceso podría ser llevado a cabo nuevamente el próximo 2021. Ahora que conoces esta información, ¿quién consideras que fue el verdadero ganador de la rifa, el pueblo o el gobierno?