Métrica - Periodismo y Transparencia

La sospecha que pesa sobre candidatos independientes

Escrito por:

El domingo 2 de abril del 2017 pasará a la historia política-electoral mexiquense como el día en que por primera vez el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), aprobó la participación de dos candidatos independientes que al juntar cada uno más de 328,740 firmas de igual número de ciudadanos, “plasmadas” en formatos identificados como cédulas de respaldo, adquirieron el derecho de competir por el cargo de gobernador en la elección del 4 de junio de ese año.

Ese momento también será considerado histórico porque los consejeros electorales, minutos antes de vencer el plazo (24:00 horas) para avalar o rechazar esa participación “ciudadana”, reconocieron que jurídica y técnicamente les fue imposible verificar que las firmas entregadas por Isidro Pastor Medrano y Teresa Castell Palacios de Oro, corresponden de forma autógrafa –verdaderamente–, a los ciudadanos que en teoría otorgaron su número de clave de elector y datos personales en general contenidos en su credencial de elector.

Ese día la sesión del Consejo del Consejo General del IEEM se prolongó hasta la media noche, conforme avanzaba la argumentación de los representantes de partidos de izquierda como Ricardo Moreno Bastida de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), la sospecha crecía sobre los dos, en ese momento,  aspirantes independientes, ya que se cuestionó a los consejeros electorales sobre la certeza que se podía tener en cuanto a la autenticidad de las firmas de respaldo plasmadas en las cédulas, es decir si existió un mecanismo que permitió comprobar que la firma otorgada al candidato independiente fue plasmada de puño y letra por el ciudadano, porque de no ser así se corría el riesgo de estar validando firmas “chocolate” –dijo Ricardo Moreno–, ya que el IEEM y el Instituto Nacional Electoral (INE)  solamente verificaron que las claves de elector (números y letras) escritas en los formatos-cédulas, coincidieran con el padrón electoral.

Por lo anterior existía la posibilidad de que alguien pudo tomar datos de credenciales de elector de miles de ciudadanos, los vació en cédulas de respaldo y colocó en las mismas una firma que evidentemente no corresponde al ciudadano y titular de los datos, más aún cuando luego de un recurso jurídico interpuesto ante el Tribunal Electoral por la aspirante en ese momento, hoy candidata Teresa Castell, se eximió a los independientes de prestar la copia fotostática de la credencial de elector de aquel ciudadano que le entregó el respaldo, como originalmente lo contemplaba la Convocatoria.

Ante esa posibilidad el Instituto Electoral no tiene sustento jurídico para constituirse como verificador (Código Electoral estatal no lo contempla) de firmas de respaldo y mucho menos tiene capacidad técnica para poder comprobar que las firmas plasmadas en las cédulas, verdaderamente corresponden a los ciudadanos.

Los cuestionamientos de Ricardo Moreno del partido MORENA, planteados durante la sesión del Consejo General registrada el 2 de abril, evidenciaron esa incapacidad técnica del IEEM para dar certeza respecto a la comprobación de las firmas de respaldo entregadas por los hoy candidatos independientes.

Aquí un fragmento de esos cuestionamientos, réplicas y contraréplicas  registradas esa noche.

Ricardo Moreno Bastida de MORENA: Quisiera formular una pregunta a la Presidencia o a la Secretaría.

¿Hubo algún mecanismos de compulsa o confronta de las firmas de las cédulas de apoyo ciudadano en este caso (Isidro Pastor Medrano) y en los demás casos, para verificar que fuesen autógrafas?

Pedro Zamudio Godínez, presidente del IEEM: “Que fuesen autógrafas sí, que estuvieran puestas en las cédulas de puño y letra eso sí”.

Ricardo Moreno Bastida de MORENA: ¿De puño y letra de quién?

Pedro Zamudio Godínez, presidente del IEEM: “De que estuvieran en la cédula, a eso me refiero”, aclaró y añadió “lo platicamos hace un momento, le aclaro, no tuvimos la manera de compulsar con las firmas registradas por el registro federal de electores porque no es nuestra función, ni tenemos esa capacidad”.

Durante la sesión del Consejo General del IEEM, Moreno Bastida, consideró que lo único realizado por el Instituto fue observar que las cédulas de respaldo tuvieran una firma “sin tener la certeza de que esa firma correspondiese a la firma del titular de la clave de elector, que fue lo único que verificó el Instituto Nacional Electoral a través de la Vocalía Ejecutiva en el Estado. Lo que en verdad tenemos es solamente un documento  a través del cual se verificó la existencia de la clave de elector”, puntualizó.

Bastida les recordó a los Consejeros electorales que es su obligación legal y reglamentaria, realizar las acciones necesarias para verificar que la firma de respaldo sea autógrafa y firma autógrafa, precisó, “quiere decir que quien la lleva acabo en un documento, sea la persona que lleva la voluntad, la firma de esa persona”.

“Eso no ha ocurrido, el Instituto careció de ese mecanismos de verificación, por lo anterior esos dictámenes y de todos los dictámenes están afectados”, subrayó tras recordar que de forma ilegal cualquier persona puede conseguir el padrón electoral y acceder a los datos de miles de ciudadanos.

“Yo no quiero acusar a nadie de que lo haya hecho y sí quiero acusar al IEEM de que no cumplió su función” de dar certeza en dicho proceso, sostuvo el representante de MORENA.

Por lo anterior planteó que para enmendar lo que calificó como un proceso que no ofreció certeza, era necesario realizar una revisión extraordinaria aleatoria a por lo menos un 10 por ciento de las cédulas de respaldo presentadas por los candidatos independientes.

Mecanismo que deberían poner en marcha IEEM e INE de forma paralela a la etapa de campaña electoral de los independientes, con el objetivo de no afectar su derecho a emprender actos proselitistas en búsqueda de votos.

Planteamiento que fue rechazado y la sesión continúo.

En su intervención el ex magistrado del Tribunal Electoral estatal y actual Consejero del IEEM, Saúl Mandujano Rubio, aclaró que la Dirección de Partidos Políticos, área encargada de ejecutar el proceso de validación de los candidatos independientes, fue observar que las firmas estuvieran plasmadas en original, pero no verificar que esas firmas verdaderamente corresponden al ciudadano que otorgó su respaldo.

“El IEEM no hizo una verificación de firmas autógrafas porque no cuenta con las condiciones para llevarla a cabo”, admitió el Consejero.

En su defensa el representante del candidato independiente Pastor Medrano, se limitó a precisar que juntaron y entregaron 413,662 firmas de respaldo que estuvieron a la vista de todos, admitió que algunas presentaban inconsistencias por lo que no fueron contabilizadas.

El Consejero electoral Gabriel Corona Armenta reconoció que el IEEM realizó, en breve tiempo (cuatro días), un esfuerzo extraordinario para atender el proceso de los independientes, pero aseguró que la autoridad electoral estatal no tiene capacidad para dar certeza de que las firmas aportadas por los candidatos independientes corresponden verdaderamente a los titulares de las claves de elector.

“No se pude verificar que es una firma autógrafa, lo único que se puede verificar es que es una firma escrita en tinta y que no es una fotocopia, pero no se puede verificar que está escrita como dice la Real Academia de la Lengua Española, de la mano de su mismo autor, es decir que pertenece a la persona que llenó los datos con su nombre y con su clave de elector. Eso no se puede verificar porque contra qué se puede verificar”, cuestionó.

Y añadió “lo único que se puede verificar es que ahí (cédulas de respaldo) hay un nombre, una serie de rasgos, una firma, pero decir que es una firma autógrafa, verdaderamente eso no se puede verificar”, precisó el Consejero Gabriel Corona Armenta, reconociendo así que el IEEM en dicho proceso no estaba garantizando el principio de certeza.

Visión que no compartió Lorenzo Córdova Vianello, presidentes del INE, ya que una semana después en conferencia de prensa, aseguró que “nadie sorprende a la autoridad electoral”.

Lorenzo Córdova (izquierda), Pedro Zamudio (en medio)), presidente del INE y IEEM, y Joaquín Rubío (derecha) presidente de la Junta local del INE en Edomex.

“Afortunadamente en México a la autoridad electoral no se le sorprende, porque la autoridad electoral establece mecanismos de validación que no se están instrumentando por primera vez en  la elección del Estado de México. Ya tenemos una larga experiencia en términos de la validación de firmas de apoyo, de adhesiones a candidatos independientes”, dijo.

Acompañado por Pedro Zamudio, consejero presidente del IEEM, Lorenzo Córdova detalló uno a uno, los pasos realizados para validar las firmas de respaldo, pero jamás precisó si las firmas plasmadas en las cédulas eran verificadas para garantizar que fueron escritas por los ciudadanos que otorgaron el respaldo al candidato independiente.

“El registro de los candidatos corresponde, en el caso de las elecciones en curso del Estado de México, al Instituto Electoral estatal. Ellos son los que reciben la documentación y los que capturan la información y entregan la base de datos capturada, a la autoridad nacional, que (a su vez) compulsa esa información capturada y digitalizada con las bases de datos del padrón electoral. Si alguien quiere sorprenden pues pierde el tiempo porque un registro, por ejemplo de un ciudadano que no está registrado, aunque sea vigente, pero un ciudadano que vive en la Ciudad de México y que quiso apoyar a un candidato independiente del Estado de México, va arrojarse como un registro inválido. Eso es un ilícito, no. Simple y sencillamente no se cuenta”, puntualizó.

Al respecto Pedro Zamudio enfatizó que en el caso de las firmas de respaldo con inconsistencias, presentadas por los independientes, no se validaron, por lo que no fueron contabilizadas.

“No se podría culpar al candidato porque finalmente, lo que realmente el candidato (Isidro Pastor) y la candidata (Teresa Castell) hicieron, fue buscar el respaldo ciudadano en la calle. Si la persona que registró el dato no es de la entidad pues salió en la revisión exhaustiva que hicimos entre el Instituto Nacional Electoral del Estado de México y el INE; si la persona estaba dado de baja no sólo por fallecimiento, también pude estar dado de baja por suspensión de derechos o por tener una credencial que no es la vigente porque ya se obtuvo una nueva, esos apoyos ciudadanos no se contabilizaron. Solamente se contabilizaron los que sí están efectivamente cumpliendo el requisito, que están en la lista nominal al corte que se necesitaba para verificar”, mencionó.

LAS MILES DE INCONSISTENCIAS REGISTRADAS EN LAS CÉDULAS DE RESPALDO PRESENTADAS POR ISIDRO PASTOR Y TERESA CASTELL

De acuerdo al Proyecto de Acuerdo que permitió a quien hasta principios de enero de 2017 era uno de los hombres de mayor confianza del gobernador Eruviel Ávila Villegas, ya que se desempeñaba como Secretario de Movilidad en su gabinete, Isidro Pastor Medrano, hoy candidato independiente por la gubernatura, el paquete de firmas de respaldo que entregó registró los siguientes hallazgos:

Cédulas de respaldo de las cuales 24,231 registraron inconsistencias y no fueron cuantificadas porque 9,511 de los ciudadanos que le ofrecieron su respaldo ya fallecieron o en el mejor de los escenarios adquirieron una credencial nueva; 8,173 viven en otro estado y 4,588 de las personas que en teoría dieron sus datos y con ello respaldo a Isidro Pastor, no fueron localizadas en la lista nominal, entre otras inconsistencias.

Un dato que puede ser identificado como el “milagro” de Pastor, se puede atestiguar en la página 31 de dicho Acuerdo, ya que la autoridad electoral confirma que el aspirante –en ese momento– Pastor Medrano entregó 413,662 cédulas de respaldo, pero al momento de realizar el conteo resultó que la cifra correcta era mucho mayor, ya que sumó 445,235 apoyos ciudadanos, es decir no había contabilizado 31,573 cédulas.

Al respecto es de destacar que el también aspirante – en ese momento– a candidato independiente Abelardo Gorostieta Uribe, quien no obtuvo el registro por no haber juntado las 328,740 firmas de respaldo según la autoridad electoral, aseguró que el IEEM le perdió más de 20 mil firmas, cajas que entregó y nunca aparecieron por lo que interpuso un recurso de inconformidad ante el Tribunal Electoral que al cierre de este texto no se había resuelto.

En el caso de Teresa Castell Palacios de Oro, el número de inconsistencias detectadas por el INE, al hacer la compulsa con los datos-claves de elector (surgidos de las cédulas de respaldo)  capturados por el IEEM, fue mayor:

Cédulas de respaldo de las cuales 136,437 registraron inconsistencias y no fueron cuantificadas porque 7,107 ya fallecieron o adquirieron una nueva credencial; 8,779 que otorgaron su “firma” y datos viven en otra entidad y 69,750 de los mexiquenses que de acuerdo a Teresa Castell le habrían brindado su respaldo, no fueron localizados.  

Es así como se puede sostener que existe la posibilidad de que usted haya “otorgado”, sin que lo sepa, su respaldo político a alguno de los ciudadanos mexiquenses que participan como candidatos independientes, sin partido, en la contienda por la gubernatura del Estado de México a celebrarse el próximo 4 de junio.

Poder constatar esta hipótesis de forma legal, será prácticamente imposible ya que la normatividad electoral estatal que regula al modelo de participación independiente, no previó la comprobación autógrafa y/o en campo (domicilio) de las “cédulas de respaldo de apoyo ciudadano” y la Ley de Protección de Datos Personales del Estado de México, no permitirá el acceso público a los formatos cédulas de respaldo que en presentaron los aspirantes ( a partir de esta noche candidatos) independientes por tratarse precisamente de datos personales.

“Una vez que el documento haya sido entregado y acusado de recibido por el Instituto Electoral del Estado de México, los datos personales serán protegidos y se garantizarán los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, de conformidad con lo previsto en la Ley de Protección de Datos Personales del Estado de México y el aviso de privacidad aplicable”, precisa una leyenda al final del formato “Cédula de Respaldo de Apoyo Ciudadano”.

Al respecto, Abelardo Gorostieta, aspirante a candidato independiente, puntualizó que cuando el IEEM le comunica que algunas de sus cédulas carecen de su firma (él no las había firmado), al intentar subsanar el descuido, funcionarios del IEEM no le permitieron tocar las propias cédulas que él había llevado, bajo el argumento que al momento de pasar a custodia del Instituto, nadie podía tener acceso a éstas.

 

Fue así como las cédulas de respaldo se verificaron pero sólo desde el escritorio, a través de 1,300 verificadores habilitados de forma “exprés”  (personas -jóvenes en su mayoría-  contratados de forma eventual) para capturar las claves de elector, pero no para verificar que las firmas correspondieran con la credencial de elector en aquellos casos (Isidro Pastor sostuvo que si aportó las  copias de las credenciales de elector, pese a que la ley lo había eximido) que si fueron aportadas.

Personal que en cuatro días de arduo trabajo realizado en las instalaciones del IEEM en dos turnos, confirmó el correcto llenado de los formatos de Cédula de Respaldo de Apoyo Ciudadano que fueron presentados por los aspirantes a candidato independiente, es decir que contaran con el nombre de quien otorgó el respaldo, la clave de elector y su firma, entre otros datos.

De acuerdo a las matemáticas dichos mexiquenses, que desde su posición de ciudadano, quieren disputar el poder a los políticos tradicionales emanados de los partidos, cada uno tuvo que recabar al día y de forma ininterrumpida, en promedio, 5,479 firmas de respaldo (con sus respectivas cédulas), cada hora 228, cada minuto 3.8.

Lo anterior, ya que las reglas que rigen la participación de los independientes en el proceso electoral estatal, establece 60 días para poder recolectar las 328,740 cédulas de respaldo en por lo menos 64 municipios.

La reforma al Código Electoral del Estado de México publicada el 28 de junio de 2014 establece en su Libro Tercero, Título Segundo, Capítulo Tercero, Artículo 97 fracción I “Los aspirantes a candidato independiente para el cargo de Gobernador contarán con sesenta días” para recabar el apoyo ciudadano.

Respaldo que deberá ser “cuando menos la firma de una cantidad de ciudadanos equivalente al 3% de la lista nominal de electores con corte al 31 de agosto previo al año previo al de la elección, y estar integrada por electores de cuando menos sesenta y cuatro municipios, que representen, cuando menos, el 1.5% de ciudadanos que figuren en la lista nominal de electores en cada una de ellas”, precisa el Artículo 99 de dicho Código.