Métrica - Periodismo y Transparencia

Esta vez no pidió el voto, sólo exigió justicia el candidato del PT Oscar González Yáñez

Escrito por:

CUAUTITLÁN IZCALLI, Edomex., 7 de mayo 2017.- Hasta las calles de la colonia San Isidro llegó la campaña del Partido del Trabajo (PT), pero no para pedir el voto o para generar simpatía de potenciales electores, sino para indignarse, denunciar, elevar la voz, cabildear (telefónicamente) con los “altos” funcionarios del Gobierno del Estado de México (GEM) y hacer de la política una herramienta que se sume a la búsqueda de justicia en el caso del feminicidio de Jazmín Lucero “N” “N”.

 

Joven madre de dos niñas que el pasado 3 de abril recibió varias puñaladas, presumiblemente, de su esposo-policía que aunque está localizable, la Fiscalía General Estatal encabezada por Alejandro Gómez Sánchez, no le ha girado ni siquiera una orden de presentación, denunció José Manuel López Flores, padre de la víctima.

 

“Está muy cabrón” la situación para las mujeres en el Estado de México, no dudo en sostener Oscar González Yáñez, candidato del PT, la tarde del domingo que acompañado del señor López Flores, en conferencia de presa expresó que la política debe servir a la sociedad y arrojar resultados inmediatos para los mexiquenses que padecen delitos e injusticias, es decir sufren la doble victimización.

 

González Yáñez confesó que cuando se enteró del caso de Jazmín Lucero, en su calidad de figura política a nivel estatal, empezó a realizar las acciones necesarias (llamadas telefónicas) para hacer que tanto Alejandro Gómez Sánchez y José Manzur Quiroga, Fiscal estatal y Secretario General de Gobierno en la entidad, respectivamente, atendieran el caso de Jazmín Lucero.

 

“Es inaceptable que teniendo las evidencias no se haya aprehendido al homicida; se sabe donde está e incluso la Fiscalía estatal tiene convenios con otros estados y bien se podría llevar a cabo su captura. Entiendo que otros casos son complejos, pero este hecho es diferente y no es posible que no se haga nada”, opinó González Yáñez.

 

De acuerdo a testimonios del padre de la víctima, el presunto responsable del crimen es la ex pareja de su hija a quien identificó como José “N” “N”; sujeto que se desempeña como elemento policíaco y al que no se le ha girado ni siquiera una orden de presentación, subrayó.

 

José Manuel López Flores. padre de Jazmín Lucero, joven madre victima de feminicidio registrado el 3 de abril de 2017, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.

“Lo que queremos es que se haga justicia, no queremos otra cosa, simplemente justicia”, expreso el señor José Manuel desde el patio de un taller mecánico-hojalatería donde se colocó una mesa, sillas y un gran sistema de sonido para la verificación de la conferencia.

 

Tras escuchar la narración y estar verificando en repetidas ocasiones su teléfono celular, González Yáñez, se comprometió a patrocinar un bufete jurídico con el objetivo de dar el debido seguimiento a este caso; también anunció que interpondrá una demanda contra la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) por (presuntos) actos de omisión.

Ante el feminicidio de Jazmín y decenas de actos delictivos registrados todos los días en la entidad que quedan impunes, Oscar González, reconoció que cometió un grave error en su paso por la Legislatura local, ya que en su calidad de ex diputado local, avaló el nombramiento de Alejandro Gómez Sánchez como titular de la entonces Procuraduría, hoy Fiscalía estatal. Voto emitido del que hoy se arrepiente porque el Fiscal no es eficiente en su trabajo.

 

En el transcurso de la conferencia y ante la presión telefónica que había ejercido a “altos” funcionarios del GEM, Óscar González recibió una llamada del Secretario General de Gobierno, José Manzur Quiroga, quien ofreció intervenir para conocer el curso legal que lleva este caso.

 

González Yáñez confió en que a partir de este llamado las autoridades retomen el caso, pues dijo que si bien no se devolverá la vida a Jazmín Lucero “N” “N”, en estos momentos la prioridad es buscar la justicia y presionar a las instituciones para que realicen su trabajo de manera eficaz y eficiente, labor que consiste en prevenir este tipo de delitos y en aquellos casos donde ya se concretó el ilícito, detener al o los responsables del mismo.