Métrica - Periodismo y Transparencia

Sentencia de 99 años por prostituir a su pareja

Escrito por:

En febrero de 2010 una joven madre soltera comenzó a vivir con Jorge Tomás Rojas, su hogar era una vivienda de la colonia Juárez municipio de Atizapán de Zaragoza, ubicado al norte del Estado de México.

 

En ese lugar inició, junto con su hija de 5 años, su nueva vida conyugal que al paso de algunos meses se tornó en una situación violenta, de abuso sexual, prostitución y maltrato sicológico. El autor intelectual y material de esos delitos estaba en casa, era su “esposo”.

 

Cuatro años después, septiembre de 2015, con el apoyo de sus padres la madre y víctima de Tomás Rojas, optó por denunciar ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) al progenitor de su segundo hijo Tomás Rojas.

 

Dilcya Samantha García Espinoza de los Monteros, Fiscal Central Para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

Dos años después a esa determinación y a siete de haber iniciado la vida conyugal que se transformó en una larga y oscura pesadilla para la joven madre mexiquense, el juez Felipe Landeros Heredia con sede en Juzgados de Tlalnepantla, consideró que existían elementos suficientes para dictar a Jorge Tomás Rojas una sentencia de 99 años de prisión por el delito de “trata de personas” en sus modalidades de “mendicidad ajena” y “explotación sexual”.

 

La sentencia también establece el pago de una multa de 4.3 millones de pesos, así como una sanción económica de 36 mil pesos bajo concepto de reparación del daño.

 

“Esta sentencia condenatoria cobra relevancia no sólo porque se le dio acceso a la justicia a una mujer que fue víctima de los más deleznables delitos, sino que además es la sentencia más alta que se ha dictado en la historia de este País, y en toda Latinoamérica por el delito de trata de personas, en cualquiera de sus modalidades”, explicó Dilcya Samantha García Espinoza de los Monteros, Fiscal Central Para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

 

Tras dar a conocer el caso y precisar que en la entidad mexiquense se han registrado 28 sentencias condenatorias por el delito de trata de personas, García Espinoza de los Monteros explicó que los autores de dicho delito identifican la vulnerabilidad de sus víctimas y a partir de ahí inician la cadena de abusos-ilícitos.

 

“Los tratantes identifican cual es el punto vulnerable de la víctima, entonces a través de esa identificación del punto vulnerable la enganchan. En muchas ocasiones es el trabajo, la gente está en una situación de exclusión económica y tiene una desesperación por tener ese trabajo, o le ofrecen un sueño y entonces decide tomarlo; en otras ocasiones el sueño o carencia de esa persona es emocional y entonces le ofrecen una relación sentimental. La victima llega al ministerio público diciendo que el tratante es su novio, es su esposo”, subrayó.

 

De acuerdo al expediente de Jorge Tomás, la investigación de la Fiscalía permitió establecer que el hoy sentenciado era consumidor de diversas drogas, situación “que provocó que el ambiente familiar fuera sumamente violento”.

 

De acuerdo a la información del caso el delito de trata de personas se configuró cuando en el año 2013, Tomás Rojas “comenzó a obligar a su concubina a sostener relaciones sexuales con hombres a cambio de dinero, y si ésta no accedía la amenazaba con llevarse a su hijo y desaparecerlo”.

 

La investigación de la Fiscalía permitió establecer que para época decembrina de ese año, el agresor obligó a su pareja a pedir limosna en diversas zonas del municipio de Nicolás Romero, también ubicado al norte de la entidad.

 

Según el expediente del caso para septiembre de 2015 la víctima salió de la casa en la que cohabitaba con su pareja y luego acudió a la Fiscalía General para denunciar a Jorge Tomás Rojas por los delitos de violación y trata de personas.

 

Tras iniciarse la carpeta de investigación, el diagnóstico del personal especializado de la Fiscalía de Trata de Personas determinó que la víctima presentaba un estado de vulnerabilidad muy grave al haber sufrido violencia física y moral, bajo las siguientes circunstancias:

 

 

  • Era golpeada con diversos objetos y azotada contra la pared, también atada de pies y manos a un tendedero y posteriormente obligada a pedir limosna.

 

  • Era amenazada constantemente; si denunciaba a su pareja, éste le decía que no iba a estar encerrado toda la vida, y que una vez en libertad mataría a su hija.

 

  • Era obligada a consumir drogas.

 

  • La víctima no controlaba ni tenía acceso al dinero que ganaba.

 

  • Fue abusada sexualmente durante años por el sentenciado.

 

 

La Fiscal precisó que luego de haberse presentado la denuncia y previó diagnóstico de la circunstancia a la víctima, se albergó en un espacio especializado para mujeres víctimas de violencia, lugar donde se le otorgó apoyo psicológico, así como el trabajo social necesario para acompañarla en su proceso de estabilización.

 

La Fiscalía Central Para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género de la FGJEM, hace un llamado a la población mexiquense para denunciar cualquier hecho delictivo a través del correo electrónico cerotolerancia@edomex.gob.mx, al número telefónico 01 800 7028770, o bien, por medio de la aplicación FGJEdomex, la cual está disponible de manera gratuita para todos los teléfonos inteligentes de los sistemas iOS y Android