Métrica - Periodismo y Transparencia

¿Una Europa Girando hacia la Derecha?

Escrito por:

Sólo un día después de la toma de protesta de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, se llevó a cabo una reunión en el corazón de Europa que llamó muy poca la atención tanto de los medios como de la sociedad internacional: el sábado 21 de enero, en Koblenz, Alemania, se realizó la primera conferencia que logró reunir a los líderes de extrema derecha que conforman el partido político “Europa de las Naciones y de la Libertad” (ENF).

 

Esta reunión, que pasó desapercibida para muchos y que merecía mucha más atención, es crucial para Europa. El 2016 será recordado por la decisión de Inglaterra de salir de la Unión Europea y por la elección presidencial de Donald Trump: el calendario electoral del 2017 decidirá el futuro de Europa.

 

En este año habrá comicios en países que representan el 40 por ciento de la economía regional europea: en marzo Holanda; en abril, Francia; en septiembre, Alemania; y las elecciones regionales del llamado País Vasco que puede incrementar el separatismo regional experimentado en España; el octubre será de Austria; y en diciembre, Italia.

 

No olvidemos también que en abril de este año, Turquía llevará a cabo un referéndum constitucional para eliminar el actual sistema parlamentario y convertirlo en uno presidencial lo que aumenta los poderes del ejecutivo en detrimento del legislativo. El rumbo que tome este país mediterráneo es también crucial en la redefinición del mapa político europeo ya que a pesar de que Turquía no es miembro de la Unión Europea si es de la Organización del Atlántico Norte (OTAN).

 

Por todo esto, la reunión en Koblenz puede ser determinante en los resultados electorales.

 

No es coincidencia que la reunión haya sido organizada justo un día después de la toma de protesta de Donald Trump: fue un intento de la extrema derecha por mostrarse como una parte integral de un movimiento global anti-sistema y buscan proponerse como los únicos y verdaderos representantes de las voces democráticas de la gente.

Es la misma retórica que se escuchó durante el Brexit y la campaña electoral de Donald Trump.

 

Esta conferencia fue auspiciada por el ENF, partido político compuesto principalmente de movimientos euroescépticos, antiinmigración y de extrema derecha de Europa. El ENF puede ser descrito como un partido marginal ya que sólo cuenta con 40 miembros en el parlamento europeo. Lo preocupante es que está conformado por miembros de 9 países entre los que se encuentran los más fuertes de Europa: Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Rumania y Reino Unido.

 

En Koblenz, dos de los íconos más fuertes de la extrema derecha europea estuvieron juntos: el holandés Geert Wilders y la francesa Marie Le Pen.

 

Hay muchos aspectos que valen la pena destacar de esta reunión:  uno de ellos es el comportamiento poco usual de estos líderes pues hace sólo uno años atrás, estos personajes tratarían de marcar su distancia y sus diferencias antes de verse reunidos en un solo lugar, y mucho menos dejarse fotografiar juntos.

 

El aparecer ahora como un movimiento paneuropeo es señal de que los tiempos están cambiando, ya no es tóxico el verse asociado con el otro, al contrario, unirse puede ser electoralmente exitoso. Otro aspecto importante es el empoderamiento que la elección de Trump y el BREXIT le otorgó a la extrema derecha y movimientos populistas no sólo en Europa sino en el mundo.

 

Ya lo dijo Geert Wilders, el llamado “Trump de Holanda”: “Ayer un nuevo Estados Unidos, hoy Koblenz, y mañana una nueva Europa”.

 

Hay otro aspecto más preocupante y es el hecho que estos líderes no están unidos por una causa común, sino por enemigos comunes: las amenazas del Islam, los partidos políticos tradicionales, la globalización, la migración, y la Unión Europea. Algo que el resto de las posiciones en el espectro político no han logrado. Más preocupante aún es el hecho que ahora estos líderes tienen el espaldarazo de 2 grandes potencias: Estados Unidos con Trump y Rusia, con Vladimir Putin.

 

Para muchos europeos, esta reunión trae recuerdos de uno de los capítulos más obscuros de la historia europea: los años treinta cuando el italiano Benito Mussolini propuso la iniciativa de formar una Organización Fascista Internacional. La extrema derecha en Europa parece ir ganando espacios a pasos agigantados y para muestra basta ver el éxito del que tuvo el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) en el referéndum del BREXIT y el Alt-Right en la elección de Donald Trump.

 

La realidad nos ha demostrado que ya no es descabellado hablar de un posible Nexit, Frexit o de un posible regreso a las condiciones que favorecieron el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Lisdey Espinoza Pedraza

Licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana y Maestra en Relaciones Internacionales y Orden Mundial por la Universidad de Leicester en el Reino Unido.

Se ha desempeñado como académica e investigadora en las áreas de ciencia política, relaciones internacionales, historia y lengua inglesa en varias instituciones de nivel superior en el Estado de México y actualmente se encuentra cursando un Doctorado en Filosofía, Ciencia Política y Relaciones Internacionales.