Métrica - Periodismo y Transparencia

¿Qué hacer? cuando en 2 años 4 meses se han denunciado 718 mil 490 delitos en Edomex 

Escrito por:

A dos años 4 meses de que Alfredo Del Mazo Maza asumió la administración del Gobierno del Estado de México (GEM), entidad donde habitan 17.3 millones de personas, se han denunciado 718 mil 490 delitos.

 

En 2019 la cifra oficial proporcionada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, precisa que en ese año se acumularon 337 mil 906 carpetas de investigación.

Indicador delictivo anual del fuero común “histórico”, no sólo por el incremento de 22.54 por ciento, al comparar la cifra de 2019 con los 275 mil 746 delitos acontecidos en 2018, sino también porque a excepción del ilícito de robo de vehículo, prácticamente todos los indicadores de alto impacto han ido al alza o en el mejor de los escenarios se mantienen sin cambio alguno.

Nunca en la historia del Estado de México se habían cometido y denunciado tal cantidad de delitos, 337 mil 906 en 2019, el incremento ha sido extraordinario pese a que se destina mayor cantidad de presupuesto a rubros de seguridad y, a diferencia de otros años, hoy al frente de la policía mexiquense están especialistas en seguridad con larga trayectoria como la Maestra Maribel Cervantes Guerrero, actual Secretaria de Seguridad con más de 25 años de experiencia en el sector.

 

Pese a dicho profesionalismo al frente de las áreas estratégicas de seguridad del GEM y permanencia en el cargo de sus titulares (en sexenio de Eruviel Ávila Villegas pasaron cuatro titulares en Seguridad: Salvador Neme Sastre, Rocío Alonso Ríos, Damián Canales Mena y Eduardo Valiente Hernández), prácticamente todos los delitos siguieron aumentando de 2018 a 2019, aquí el incremento porcentual en cada uno de los delitos que más aquejan a la población mexiquense:

 

Homicidio doloso con arma de fuego (7.4%), arma blanca (4.2%) y otro elemento (11.26%); homicidio culposo en accidente de tránsito (27.3%); lesiones dolosas con arma de fuego (28.3%), arma blanca (83%) y otro elemento (23.8%); lesiones culposas con arma de fuego (34.6%); lesiones culposas en accidente de tránsito (26.5%) y con otro elemento (18.6%); feminicidio con arma blanca (16.6%) y con otro elemento (13.5%).

 

También registró un aumento el delito por aborto (75.9%); otros delitos que atentan contra la vida y la integridad corporal (51.6%);  secuestro extorsivo (14.7%); otros delitos que atentan contra la libertad personal (64.4%); abuso sexual (37.3%) y acoso sexual (139.1%); hostigamiento sexual (65.6%); violación simple (7.9%);  violación equiparada (12.4%); robo a casa habitación con violencia (28.4%); robo a casa habitación sin violencia (12.1%).

 

El mega-crecimiento de 2018 a 2019 también lo registran delitos como robo de autopartes con violencia (3,133%); robo de autopartes sin violencia (1,081%); robo a transportista con violencia (32.75%); robo a transportista sin violencia (58.17%); robo a transeúnte en vía pública con violencia (17.7%); robo a transeúnte en vía pública sin violencia (42.3%).

 

Robo a transeúnte en espacio abierto público sin violencia (42.3%); robo a transeúnte en espacio abierto público con violencia (68%); robo a transeúnte en espacio abierto público sin violencia (122.2%); robo en transporte público individual sin violencia (200%); robo en transporte individual con violencia (60.8%); robo en transporte individual sin violencia (39.7%); robo a institución bancaria con violencia (226.3%).

 

Robo a negocio con violencia (49.7%); robo de ganado con violencia (90.9%); robo de ganado sin violencia (40.4%); robo de maquinaria industrial y/o agrícola con violencia (50%); robo de maquinaria-tractores con violencia (50%); robo de maquinaria-tractores sin violencia (200%); fraude (122%); abuso de confianza (47.7%); extorsión (71.2%); daño en propiedad ajena (36.8%); despojo (50.7%).

 

Violencia familiar (42.1%); violencia de género en todas sus modalidades distinta a la violencia familiar (8.9%); incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar (9.4%); corrupción de menores (54.6%); trata de personas (112.5%);  narcomenudeo (101.2%); allanamiento de morada (39.1%); falsedad (61.7%); falsificación (27.1%); delitos cometidos por servidores públicos (29%) y otros delitos del fuero común (23.1%).

 

 

Más presupuesto y más acciones ¿hay resultados?

El presupuesto destinado a áreas de seguridad ha registrado en los últimos años un incremento sustancial en el Estado de México, para el presente año fue de 6 por ciento y en la administración de Alfredo Del Mazo Maza, la partida económica para tareas de seguridad y justicia acumula un aumento de 30 por ciento.

 

De acuerdo a reportes oficiales a los que metricadigital.com tuvo acceso, para 2020 el monto de recursos públicos destinado a la seguridad ascenderá a 16 mil 857.8 millones de pesos; mientras que para rubros de justicia (Poder Judicial) la cifra se ubica en 13 mil 55 millones de pesos. (conoce detalle del presupuesto)

 

A mediados de 2019 el mandatario Alfredo Del Mazo giró instrucciones a su área de finanzas para que el salario de todos los policías se incrementara en 15 por ciento.

Un reporte de diciembre 2019 de la Secretaría de Seguridad estatal del GEM al que metricadigital.com tuvo acceso, precisa que el personal con menor sueldo neto mensual dentro de la corporación es: Policía (sin rango) con 12,334.46 (6,167.23 a la quincena); Policía Tercero con 14,032.78; Policía Segundo con 14,898.68 y Policía Primero con 15,867.60; mientras que el salario de los mandos va desde 21,002.90 hasta los 27,241.52 pesos.

 

A la determinación de incrementar el sueldo de policías e inyectar más recursos al sector para tratar de garantizar la seguridad de la población, se sumaron los nuevos esquemas de reclutamiento, selección, capacitación, profesionalización y control del personal municipal y estatal con desempeño en tareas de seguridad.

El Artículo 96 y 97 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, establece que todo personal dedicado a la seguridad debe ser sometido a evaluaciones y acreditar de forma satisfactoria el examen de control de confianza, precisa que en aquellos casos que no aprueben las pruebas deberán ser separados de la institución.

 

Por lo anterior de forma periódica policías estatales, municipales, custodios de centros de readaptación social (cárceles) y policías de investigación de la Fiscalía mexiquense, son sometidos a “exámenes de confianza” (en el caso de las evaluaciones a policías municipales los costos son asumidos por los ayuntamientos) y pese a dicho esquema de supervisión se tiene conocimiento, permanentemente, del involucramiento de policías en la comisión de actos delictivos.

Reportes oficiales de la Secretaría de Seguridad estatal indican que, en 2019, por la presunta comisión de actos delictivos, 50 policías fueron puestos a disposición del Ministerio Público de la Fiscalía local y mil 500 más están bajo procesos de investigación ante la Unidad de Asuntos Internos de la misma Secretaría de Seguridad estatal, por diversas irregularidades que incluso podrían derivar en procedimientos penales.

 

Al respecto Cervantes Guerrero, declaró a principios del presente año, que más del 10 por ciento de los policías estatales no ha logrado acreditar los exámenes de control de confianza.

 

Problemática al interior de las estructuras del personal operativo de seguridad que se agudiza cuando reportes de la Secretaría también advierten que un 50 por ciento de los mandos de las 125 corporaciones municipales de seguridad, no cumplió de manera satisfactoria con los estándares-evaluaciones requeridos para estar al frente de la corporación de seguridad.

 

Lo anterior fue comunicado a los alcaldes y ello desencadenó cambios a mediados y finales del año pasado en varias Direcciones de Seguridad municipal, situación que generó desestabilización y reacomodos al interior de las corporaciones.

 

El 13 de septiembre de 2017, un par de días antes de que Alfredo Del Mazo asumiera el cargo de gobernador, nació la Secretaría de Seguridad del Estado de México, como la “dependencia encargada de planear, formular, conducir, coordinar, ejecutar, supervisar y evaluar las políticas, programas y acciones en materia de seguridad pública”.

 

El 4 de octubre de 2018, durante su comparecencia ante diputados del Congreso local, Maribel Cervantes Guerrero, titular de coordinar a los 18 mil policías operativos y 7 mil administrativos, así como a las corporaciones municipales bajo el supuesto que opera el Mando Único Coordinado, precisó que la prioridad de la administración del gobernador es la seguridad.

 

Para alcanzar tal objetivo, subrayó a los legisladores, la estrategia de seguridad está basada en diez acciones específicas a desarrollar en tres grandes vertientes: desarrollo institucional con asignación de recursos, combate a la delincuencia con inteligencia y participación ciudadana en las tareas de seguridad.

 

“La seguridad es el principal eje de atención del gobernador”, precisó a los diputados Maribel Cervantes luego de recordar que el promedio educativo de los policías estatales es de secundaria.

 

Por ello, a través de la nueva Universidad Mexiquense de Seguridad, la Secretaría está buscando elevar ese nivel básico de preparación de hombres y mujeres que resguardar el orden y seguridad desde el ámbito estatal, entre otros objetivos, para tener eficacia en el combate a la delincuencia y un comportamiento correcto de los elementos, dijo la titular de la policía estatal.

 

En ese 2018 Cervantes Guerrero añadió que se estaría fortaleciendo el área de “Asuntos Internos” para “vigilar lo que están haciendo todos los días en las calles” los policías” y en aquellos casos que no estuvieran actuando de forma correcta, se procederá a separarlos del cargo.

 

Un año después, octubre de 2019, también en comparecencia ante diputados locales, Maribel Cervantes Guerrero precisó que la primera fase del proyecto “Retiro Voluntario” había iniciado y estaba dirigido al personal que tiene más de 25 años en la corporación, mandos policíacos y personal de seguridad que concentran “buena parte del control del personal y no necesariamente para actuar como se debe”, reconoció.

En ese momento agradeció a los legisladores que en los últimos años hayan determinado aumentar de manera sustancial el presupuesto a la Secretaría, ya que dicho incremento, entre otros factores, permitió iniciar con la adquisición de 4 mil videocámaras de seguridad que se suman a las 10 mil que ya están operando en los municipios más importantes de la entidad.  

 

El mapa delictivo de la Secretaría precisa que en 610 colonias ubicadas en 28 municipios mexiquenses se concentra 50 por ciento de los delitos denunciados. 

 

Para tener eficacia en el combate a la delincuencia común y organizada que opera en la entidad, la Secretaría de Seguridad del Gobierno del Estado de México dividió en 32 Regiones el territorio estatal.

 

Aunque es importante resaltar que la misma titular de la Secretaría de Seguridad, Maribel Cervantes, admite que aunque se incremente de forma sustancial el número de policías y éstos realicen un trabajo eficaz para detener a las personas que cometen algún tipo de delito, todo se derrumba cuando llegan a centros penitenciarios donde sucede todo menos esquemas exitosos de readaptación, entre otros problemas, porque en estos momentos hay alrededor de 29 mil internos que representan una sobrepoblación superior al 100 por ciento de la capacidad de dichos inmuebles.

 

Los peculiares altibajos en dos indicadores delictivos y un periodo

En las últimas décadas el delictivo en el Estado de México mantiene líneas de comportamiento muy firmes, en prácticamente todos los casos de ascenso, no obstante, resaltan los indicadores en dos delitos y un periodo.

 

En cuanto a este último, se trata de 2015, año en que se “desplomó” el indicador delictivo en 38 mil y 70 mil eventos menos en relación a los registrados en los años 2014 y 2013, respectivamente.

 

El fenómeno coincidió «casualmente» con el proceso electoral donde se eligieron 125 alcaldes y 75 diputados del Estado de México. 

 

Esa línea delictiva muestra un comportamiento “atípico” de la delincuencia, ya que en la última década los delitos habían aumentado de manera constante, pero de forma “mágica», en ese año electoral de 2015, los ilícitos bajaron drásticamente. Para 2016 y años subsecuentes el comportamiento continuó su ritmo “normal” de ascenso:

 

Del año 2012 al 2019 el comportamiento delictivo ha sido el siguiente: 269 mil 116 en 2012, 272 mil 996 en 2013, 240 mil 833 en 2014, 202 mil 205 en 2015, 221 mil 760 en 2016, 291 mil 003 en 2017, 275 mil 746 en 2018 y 337 mil 906 en 2019.

 

En dicha espiral delictiva resalta el saldo del año 2019, desde que se contabilizan los delitos (1997) y dan a conocer a la sociedad, nunca se había verificado un número tan elevado.

 

Una hipótesis del por qué aumentaron las denuncias por delitos sexuales y bajó el robo de vehículo

El robo de vehículo es el único delito que registra una disminución en la entidad mexiquense, mientras en 2018 la industria criminal dedicada a ese ilícito logró apoderarse de 47 mil 657 automotores, para 2019 la cifra disminuyó a 40 mil 725, lo que representó una baja de 14.5 por ciento.

 

De acuerdo a dichos datos duros oficiales se puede sostener como hipótesis que con el arribo (enero de 2019) de nuevos administradores municipales y por ende nuevos mandos policíacos a los ayuntamientos mexiquenses, se rompieron los acuerdos de protección que posiblemente existían entre los líderes del crimen organizado y algunos mandos policíacos y/o funcionarios públicos de alto nivel de carácter regional y local.

 

En cuanto a la hipótesis respecto al incremento sustancial de delitos sexuales como abuso sexual 37.3%, acoso sexual 139.1%, hostigamiento sexual 65.6%, violación simple 7.9%, violencia equiparada 12.4% y violencia de género en todas sus modalidades distinta a la violencia familiar 8.9%, con afectación directa a las mujeres mexiquenses, se puede advertir que los porcentajes a la alza pueden tener su origen no sólo porque, efectivamente, hay un mayor número de casos que sí se están denunciando, pero también por la política pública emprendida por personal de la Secretaría de Seguridad estatal que acude a las colonias con alta incidencia delictiva, para incentivar a que las mujeres víctimas de algún delito registrado meses o años atrás, presenten denuncia.  

 

 

“Respecto a la violencia de género… estamos acudiendo a buscar a las mujeres que son violentadas, ustedes (diputados) saben que la denuncia es algo que ha sido muy complicado en el Estado de México y a nivel nacional y, sobre todo en delitos contra la mujer o violencia de género. Estamos acudiendo a tocar las puertas de las mujeres de acuerdo a las denuncias al 911 y 089 (números de emergencia), y acompañándolas a presentar la denuncia y durante el proceso de las carpetas de investigación”, dijo Maribel Cervantes Guerrero a los legisladores en octubre de 2019.

 

 

Datos de la Fiscalía estatal indican que 58 por ciento de las mujeres violentadas han padecido el agravio al interior de su hogar y 38 por ciento por personas cercanas a ellas.

 

Para desfortuna de la sociedad y equipo de especialistas de seguridad del GEM, todos los delitos de alto impacto registran ascenso desde septiembre de 2017, fecha en que tomó posesión del cargo Alfredo Del Mazo.

 

La principal promesa del mandatario estatal priista, fue garantizar la tranquilidad e integridad de la sociedad mexiquense, así como salvaguardar sus bienes.

 

«Fuerte y con Todo” contra la delincuencia, fue la frase que en campaña electoral el equipo de Del Mazo, tatuó en la mente de miles de ciudadanos, pero hoy, casi tres años después, la decepción entre la población llega a 85 de cada 100 mexiquenses, según la más reciente encuesta de Consulta Mitofsky de Roy Campos que ubica en la posición 32, la última, al mandatario estatal respecto a su desempeño.