Métrica - Periodismo y Transparencia

Nevado de Toluca: la dudosa sombra de un despojo

Escrito por:

La disputa de 800 hectáreas montañosas del Nevado de Toluca entre la familia Pliego y el Ejido de San Juan de las Huertas configura un posible despojo en una de las zonas claves de lo que hoy es el Área de Protección de Flora y Fauna, lo cual genera suspicacias sobre el impacto ambiental que tendrá la recategorización de este ecosistema.

Corre el año de 1920, en el México posrevolucionario la región del Nevado de Toluca la detentan prácticamente dos familias: los Henkel y los Pliego, sin embargo, la presión social para el reparto de tierras detona la fragmentación de las grandes haciendas.

“Había dos dueños originarios estaba Arcadio Henkel, en donde tenía 28 polígonos que había subdividido en propiedad privada, que se distribuían en seis partes, que era la Hacienda de la Huerta, él había llegado de Alemania e impulsó la modernización con la llegada de trenes, era casi dueño absoluto de la mitad del volcán”, explica el abogado de los ejidatarios de San Juan de las Huertas, Misael Toledo.

La otra mitad de esta región se supone que estaba en posesión de la familia Pliego, propietarios de la Hacienda de Tejalpa, aunque dice, no existe claridad en los antecedentes registrales de aquella época.

Al iniciar el gobierno del Presidente Lázaro Cárdenas la demanda agrarista desbordada uno de los ideales no cumplidos del movimiento revolucionario, lo cual hizo inevitable continuar con el reparto de los latifundios existentes.

La Hacienda de Tejalpa comienza así a dotar de tierras a los nuevos ejidos que surgían a su alrededor, con lo cual la antigua propiedad sólo habría quedado con una área de protección.

El abogado refiere que las resoluciones presidenciales mandataban para que la familia Pliego cobrará una respectiva indemnización, pero en los archivos registrales no existe constancia de si recibieron todas las compensaciones estipuladas.

“Ya es criterio del particular que haya cobrado en tiempo y forma sus indemnizaciones correspondientes conforme a las resoluciones”, indica.

Tras los repartos agrarios comienza la historia de la disputa entre los Pliego y el Ejido de San Juan de las Huertas, pues ahora dicha familia reclama la superficie de 800 hectáreas que se ubican junto al Parque de los Venados del Nevado de Toluca, uno de las principales accesos al área natural y al propio cráter del volcán Xinantécatl.

La pregunta es de dónde salen esas 800 hectáreas, si de acuerdo al abogado y a las resoluciones presidenciales publicadas en el Diario Oficial de la Federación, la Hacienda de Tejalpa fue completamente fraccionada.

Toledo anticipa una respuesta: entre los antiguos propietarios de lo que hoy es el Ejido de San Juan de las Huertas aparece Dolores García Pimentel de Riva Cervantes, cuya superficie correspondía a la otrora Hacienda de la Gavia, y que dotó de 767 hectáreas de monte a este Ejido.

“Como (los Pliego) ya no tenían la extensión de tierra que anteriormente ostentaban, ahora quieren recuperar 800 hectáreas que supuestamente tienen en posesión. La viuda Pimentel tenía 767 hectáreas por eso dan esas 800 hectáreas, pero los Pliego no demuestran con documento alguno de que sean los propietarios”, refiere.

El abogado comenta que algún título previo a las resoluciones presidenciales del siglo anterior también sería nulo, como podría ser algún documento virreynal.

Toledo precisa que la Hacienda de Tejalpa, contando las distintas dotaciones que hizo a los ejidos de la zona, vio mermada su superficie en 3 mil 144 hectáreas; las poblaciones beneficiarias fueron además del Ejido de San Juan de las Huertas, Ojo de Agua, Tejalpa, San Cristobal Tecolit, y Acahualco.

A su vez el Ejido de San Juan de las Huertas, de acuerdo con las resoluciones presidenciales del 7 de octubre de 1926 y del 17 de septiembre de 1935, contabilizó una superficie de 2 mil 170 hectáreas, a las cuales se sumarían otras extensiones derivado de ajustes con pueblos vecinos con lo cual rebasaría las 3 mil hectáreas.

Tal extensión provino de distintas propiedades, de las cuales 915 hectáreas eran de la Hacienda de Tejalpa, las otras mil 255.87 correspondían a la Hacienda de la Huerta y de la Gavía, donde entra la superficie de montaña que le fue retirada a la persona de nombre Dolores García Pimentel de Riva Cervantes.

También es similar la superficie que hoy pelea la familia Pliego y la dotación de tierras que en su momento dio la Hacienda de Tejalpa al Ejido de San Juan de la Huertas.

El cúmulo de estas resoluciones presidenciales, a que se vez están publicadas en el Diario Oficial de la Federación, fueron presentadas en el juicio de amparo que el Ejido de San Juan de las Huertas presentó ante la justicia federal para oponerse a la recategorización ambiental del Nevado de Toluca; zona que a partir del primero de octubre de 2013 dejó de ser Parque Nacional para convertirse en Área de Protección de Flora y Fauna.

Con dicha recategorización quedan sin efecto los decretos de 1936 y 1937. De esta forma las 53 mil 590 hectáreas de esta área dejan de ser exclusivamente para la preservación de flora y fauna, así como para la explotación racional, y ahora pueden desarrollarse, de manera formal, distintos programas de aprovechamiento forestal y proyectos de ecoturismo.

Destaca que sólo el 2 por ciento del total de la superficie estará exento de cualquier actividad productiva, perímetro que corresponde prácticamente a la zona del cráter del volcán, lo cual para algunos grupos ambientalistas es una error, pues se arriesga un ecosistema de por sí deteriorado.

El borrador del programa de manejo del Área de Protección de Flora y Fauna indica que de las 53 mil 590 hectáreas de esta zona, hasta la década anterior sólo le quedaban 17 mil con algún tipo de vegetación, de las cuales más del 60 por ciento presentaban plagas.

El abogado de los ejidatarios de San Juan de las Huertas esgrime otro argumento que podría aclarar el litigio social de las tierras, siempre y cuando la familia Pliego mostrara los documentos con los que acredita la citada propiedad.

“Cuando a los hacendados les quitaban por resoluciones presidenciales sus tierras, el gobierno les expedía una constancia de inafectabilidad, que significaba que les respetaban su pequeña propiedad, que era el casco de la Hacienda, su zona de protección de acuerdo al Código Agrario de 1933”, explica.

Toledo señala que para cualquier aclaración legal correspondería a la familia Pliego mostrar esa constancia.

El regreso al Ejido

El abogado denuncia que la familia Pliego volvió a introducirse al Ejido de San Juan de las Huertas mediante presta nombres, quienes comenzaron a comprar tierras de aprovechamiento de uso común, lo cual de inicio es ilegal, pues no se pueden adquirir y menos cuando son bosques.

Además tampoco pueden ser suyas porque la asamblea ejidal no ha emitido una determinación en ese sentido.

“Las 800 hectáreas que reclaman coinciden con las tierras que venían de la Hacienda de la Gavia, porque son de monte, tienen la misma ubicación, están dentro del Área de Protección de Flora y Fauna.

“Incluso existen documentos en el comisariado ejidal de San Juan de las Huertas, donde la familia Pliego pide que les reconozcan tierras en San Juan, entonces ellos se adhieren a que son tierras de los ejidatarios, por lógica”, explica.

Relata que existe un caballerango de San Juan de las Huertas, de nombre Crescenciano Mendoza, quien se ostenta como dueño de esas tierras, pero en realidad es el prestanombres de los Pliego.

“Él se quiso ostentar como dueño a través de un título apócrifo y ese documento sí lo tenemos, no sabemos de cuántas hectáreas, pero sí fue un documento para ostentarse como dueño”, puntualiza.

Incluso comenta que a los Pliego les otorgaba apoyos la Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque), pero el actual comisariado ejidal solicitó cancelarlos al no acreditar su propiedad, además los ejidatarios les quitaron una toma de agua, lo cual detonó una denuncia penal de esta familia.

“Nosotros en el Ministerio Público metimos la resolución presidencial y ellos no metieron ninguna escritura, por tal no se puede presumir que son sus tierras, pues no tienen documento alguno”, reitera.

Toledo admite que en los hechos la familia Pliego está obteniendo beneficios económicos de esas tierras, pues además de realizar actividades de ganadería, cobran renta por la instalación de antenas de radio comunicación o telefonía, que están ubicadas cerca del cráter del volcán.

El procedimiento a seguir por los ejidatarios, adelanta, es que a través del Tribunal Agrario se requiera la desocupación del predio, pues están aprovechando tierras de uso común, de las cuales no pueden beneficiarse particulares.

“Al cobrar la cuota de las antenas San Juan les podría pedir la indemnizacion, pues quien debe cobrar es la asamblea ejidal”, apunta, al recordar que en el juicio de amparo contra la recategorización del Nevado de Toluca también le fueron reconocidas las tierras a este ejido.

El problema adquiere una connotación más cuando el abogado de los ejidatarios indica que dentro del Área de Protección de Flora y Fauna, el Ejido de San Juan de las Huertas tiene alrededor de mil 200 hectáreas, de las cuales 800 están en disputa con la citada familia.

En un reportaje anterior de Métrica, Pedro Pliego, uno de los herederos de la dinastía que en los dos últimos siglos ha detentado la Hacienda de Tejalpa, aseguró  que esta propiedad llegó a tener 4 mil hectáreas y tras dotarles de tierra a los ejidos conservó 800 hectáreas de monte, que jurídicamente no les han sido denunciadas o demandadas.

Aunque se le cuestionó sobre la forma como su familia puede acreditar la posesión de las 800 hectáreas, Pliego sólo indicó que cuenta con una escritura pública, misma que no proporcionó, ni ha mostrado. También se desconoce la fecha o características de tal documento, sin embargo, aseveró que su validez se comprueba al haber realizado distintos trámites y gestiones ante autoridades estatales y federales.

“Para cualquier trámite ante la Comisión Nacional Forestal, en Probosque, hay que comprobar fehacientemente la propiedad, y nosotros hemos estado haciendo reforestaciones desde hace muchos años”, afirmó en aquella entrevista.

 

Los borrosos registros

El presidente del Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de México, Arturo Chavarría, comento que también existe una inconsistencia en el Registro Agrario Nacional (RAN), dependiente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), quien tampoco tiene certeza total sobre la posesión de 2 mil hectáreas de San Juan de las Huertas, donde estarían ubicadas las 800 hectáreas que reclaman los Pliego.

“Abiertamente no han dicho que no las reconozcan, simplemente dicen que no las tienen en sus archivos y que teníamos que acreditarlas con las planillas de cálculo que ya tenemos, pero no han querido reunirse con nosotros.

“Eso provoca que el gobierno federal no se pronuncie, no haga nada, y le apuestan al olvido y que estos señores sigan gozando de esta impunidad, por eso aquí el RAN es importante para que estén debidamente registradas”, expresó Chavarría, quien ha asesorado a los ejidatarios desde el inicio del juicio de amparo.

Mediante las citadas planillas de cálculo, que derivan de las resoluciones presidenciales de la dotación de tierras y las cuales también fueron anexadas al juicio de amparo contra la recategorización, puede determinarse con exactitud la posesión de las tierras del Ejido de San Juan de las Huertas.

A la fecha, y eso también despierta dudas, no existe ningún litigio formal para dirimir en forma definitiva la posesión de las tierras, además de que el gobierno del Estado de México, a través de la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna, quien ahora es el responsable del manejo en el Nevado de Toluca; tampoco se ha interesado en llamar a las partes en conflicto.

“Hay mucha opacidad en el RAN, han abusado los políticos y empresarios de la ignorancia de los ejidatarios, eso ha provocado que sean despojados o engañados, este ejido es sólo un caso de los que pueden estar ocurriendo”, afirmó Chavarría.

Advirtió que también continúa latente la posibilidad de realizar un proyecto eco turístico en las tierras que quieren los Pliego.

Sin embargo, recordó que para desistirse del juicio de amparo que promovieron contra la recategorización del Nevado de Toluca, los ejidatarios obtuvieron el compromiso del gobierno federal de ser considerados en cualquier proyecto que sea instrumentado dentro del Ejido de San Juan de las Huertas.

Para Chavarría la recategorización del Nevado de Toluca le abrió la puerta a la inversión de la iniciativa privada, pues este ajuste permitirá fortalecer los centros de población que ya existen en esta área natural, lo cual significa que se pueden construir centros comerciales u hoteles alpinos.

Aunque el plan de manejo del Nevado de Toluca no lo permitiera, la normativad en materia de desarrollo urbano puede ser la que consolide ese crecimiento, apuntó.

El especialista alertó que otro factor de presión social sobre esta zona es la autorización de conjuntos habitacionales cerca de la cota de los 3 mil metros sobre el nivel del mar, lo cual puede originar una crisis gravísima en materia de agua, pues esta zona capta el 60 por ciento de las filtraciones a mantos freáticos, derivado de precipitaciones pluviales, del total que se registran en el Valle de Toluca.

“Y ya lo podemos ver en Tenango del Valle, Calimaya, Toluca, Zinacantepec y Almoloya de Juárez, por lo cual sí debe someterse a debate la protección real del Nevado, y no de manera demagógica, porque lo que están buscando es sólo un golpe mediático sin resultados efectivos”, aseveró.

La cota arriba de los 3 mil metros sobre el nivel del mar delimitó lo que antes era el Parque Nacional del Nevado de Toluca y ahora es el área de protección.

 

El fin de las Haciendas

Estas fueron las tierras que le fueron quitadas a la Hacienda de Tejalpa.

Los poblados beneficiados fueron San Juan de las Huertas, Ojo de Agua, Tejalpa, San Cristóbal Tecolit, y Acahualco. Esta es la cronología:

 

Dotación de tierras a San Juan de las Huertas Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa
Propietario: Pedro Pliego Sánchez
Resolución presidencial 7 de octubre de 1926  Hectáreas  Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 1 de noviembre de 1926

239

Riego

107

Temporal
Posesión definitiva 23 de septiembre de 1929

58

Monte

20

Pastal cerril

TOTAL

424

 

 

Ampliación automática de San Juan de las Huertas Propiedad afectada:

Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Hectáreas Uso
Declaración déficit de parcelas 31 agosto de 1934

73

Riego
Publicación del Diario Oficial de la Federación 29 Septiembre de 1934

418

Monte
Resolución Presidencial 17 de Septiembre de 1935
Publicación del Diario Oficial de la Federación 15 de Noviembre de 1935
Posesión definitiva 20 de Septiembre de 1935
TOTAL

491

 

 

Dotación de tierras a Ojo de Agua   Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Resolución Presidencial 14 de agosto  de 1931  Hectáreas  Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 25 de enero de 1932

79

Temporal

69

Monte
Posesión definitiva 8 de marzo de 1935

2

Pastal cerril

TOTAL

150

Dotación de tierras para Tejalpa   Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Resolución Presidencial 12 de agosto  de 1936  Hectáreas     Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 24 de septiembre de 1936

44

     Riego

129

Monte

Posesión definitiva 17 de septiembre de 1936
TOTAL

173

 

Dotación de tierras de San Cristóbal Tecolit Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Resolución Presidencial 25 de noviembre de 1926  Hectáreas  Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 9 de diciembre de 1926

262

Riego

40

Temporal
Posesión Definitiva 23 de noviembre de 1927

30

Monte

191

Pastal
TOTAL

523

Ampliación del Ejido de San Cristóbal Tecolit

 

Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Resolución Presidencial 3 de septiembre de 1935  Hectáreas Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 16 de octubre de 1935

21

Riego
 Posesión Definitiva  20 de septiembre de 1935

995

Monte
TOTAL

1016

Dotación de tierras para Acahualco

 

  Propiedad afectada: Hacienda de Tejalpa

Propietario: Pedro Pliego Sánchez

Ampliación segunda del Ejido  
Resolución Presidencial 17 de septiembre de 1935  Hectáreas Uso
Publicación del Diario Oficial de la Federación 28 de enero de 1936

122

Riego

245

Monte
Posesión Definitiva 20 de septiembre de 1935
TOTAL

367

 

Ejido de San Juan de las Huertas:

Además de la dotación de tierras que recibió este ejido,  y que se describe en los cuadros de arriba, también fue beneficiado con una ampliación automática, de acuerdo con la resolucion presidencial de fecha 17 de septiembre de 1935, publicada en el Diario Oficial de la Federacion.

Derivado de esa resolución, el Ejido de San Juan de las Huertas recibió una superficie de casi mil 747 hectareas, de las cuales 491 hectareas proviniendo de la Hacienda de Tejalpa. Esta es el desglose de aquella ampliación del ejido:

 

NOMBRE DE LA PROPIEDAD

PROPIETARIO

CALIDAD

SUPERFICIE ANTERIOR

CALIDAD ACTUAL

SUPERFICIE ACTUAL

Lote 8 la Huerta Henkel Hermanos Temporal

98.84.00 hs.

Riego

60.61.25 Hs

Quedo  reducido a  riego teórico el lote 8 después de respetar la pequeña propiedad y se amparo como título comunal en el resolutivo quinto

88.61.25 hs

Lote 14 ex Hda la Huerta Alberto Henkel Temporal

98.07.00 Hs.

Temporal

98.07.00 Hs

Lote 23 ex Hda la Huerta

Alberto Henkel

Monte

295.55.00 Hs.

Monte

188.55.00 Hs.

Lote 24 ex Hda la Huerta

Aurora Solana

Monte

605.44.00 Hs.

Monte

89.44.00 Hs.

Lote 7 ex Hda la Huerta

Eduardo Henkel

Temporal

92.65.00 Hs.

Temporal

23.40.00 Hs.

Los Albarranes ex Hda la Huerta

Eduardo Henkel

Temporal

28.80.00 Hs.

Temporal

28.80.00 Hs.

Hacienda de Tejalpa Pedro Pliego Sánchez

Riego

73.00.00 Hs

Riego

491.00.00 Hs.

Temporal

418.00.00 Hs

Temporal

Total

491.00.00 Hs.

Total

La Gavia

Dolores García Pimentel de Riva Cervantes

Monte

767.00

 

 

Monte

767.00.00Hs

TOTAL

1746.87.25 Hs

 

Fuente: Elaboración del abogado Misael Toledo Ramírez con base en el Diario Oficial de la Federación.

 

La esperanza del Nevado

Autoridades del gobierno mexiquense estiman que en 20 añospodría existir una sensible recuperación del Nevado de Toluca, siempre y cuando funcione adecuadamente el programa de manejo de la Área de Protección de Flora y Fauna y no exista una migración hacia los actuales centros de población de esta zona.

El borrador del programa de manejo prevé que no se permitirá la construcción de pistas de esquí, fraccionamientos campestres y nuevas construcciones arriba de la cota de los 3 mil metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, el biólogo Rubén López Cano, asesor técnico del Programa del Nevado de Toluca, adscrito a la Secretaria estatal de Medio Ambiente, aclaró que sí pueden autorizarse construcciones en los centros de población existentes como Raíces, Buenavista, La Puerta y Loma Alta, pues son reconocidos con traza urbana.

“El programa de manejo reconoce a cuatro núcleos con traza urbana, hay que decir que son 12 núcleos dentro del área protegida, pero de esos los que tienen traza urbana (son cuatro) para tener una construcción periférica conforme a su tasa natural de crecimiento, no inmigración, no creación de nuevos asentamientos, esos podrán tener construcción”, afirmó.

El borrador del citado programa de manejo, al cual tuvo acceso Métrica, aclara en el aspecto demográfico que son 14 poblaciones las ubicadas en el Nevado de Toluca, mismas que registran entre alto y muy alto grado de marginación. En dos más ni siquiera existen datos oficiales para conocer su situación.

Datos del INEGI indican que en esta área natural vivían hasta 2010 un total de 5 mil 297 personas.

López comentó que la recategorización del Nevado de Toluca implicará nuevas opciones de ingresos económicos para la población de esta región, lo cual dependerá de los propios habitantes, puede debe imperar el sentido comunitario y no el individual.

El funcionario de la Secretaría de Medio Ambiente consideró que en 20 años podría recuperarse el Nevado de Toluca, pues sería el tiempo requerido para que los nuevos árboles realicen una función ambiental.

“Los arboles que uno planta en 2014 empiezan a tener una función ecológica ya un poco significativa a los 5 años, me refiero a que el sistema radicular ya se arraigó.

“A los cinco años ya podrá tener unos tres metros de altura y una cobertura de copa que puede estar arriba de los dos o tres metros de diámetro, entonces ya tiene una función ambiental”, indicó.

El especialista explicó que la región del Nevado de Toluca se divide en las 24 microcuencas del Lerma, más 22 de la zona del Río Balsas, y otra está en el perímetro del cráter; siendo las primeras las más necesitadas de atención por la presión social que enfrentan.

Las que están en condición crítica, correspondientes al Lerma, son entre 6 y 7, que representan unas 10 mil hectáreas, de las 53 mil 590 que componen el Área de Protección de Flora y Fauna.

“Donde vemos la necesidad de llevar a cabo la reconversión productiva y la reforestación es en la cara del Lerma, porque el 75 por ciento de la superficie agrícola y de pastizal donde están las vacas y los borregos está en esta cara, además es la que tiene la mayor presión de la población”, reconoció.

López comentó que de acuerdo a estimaciones oficiales los bosques de pino y oyamel, ubicados en el Nevado de Toluca, presentan una incipiente mejoría, aunque no existen datos consolidados.

“El que eches a andar en 2008 el pago por servicios ambientales, en 2007 el programa para la recuperación de microcuencas, el pro árbol en 2004, y después estos otros programas que vienen, ya están representando muy incipientemente el punto de quiebre de la valoración que están haciendo los campesinos forestales por el recurso bosque”, indicó.

No obstante, el funcionario también reconoció que de 2000 a 2009 ha existido un ligero incremento en la superficie agrícola de esta región, pero afirmó que lo más importante es identificar el modelo agrícola que se está instrumentando, con el fin de orientarlo a la sustentabilidad y disminución del uso de agroquímicos.