Métrica - Periodismo y Transparencia

El insuficiente monitoreo del INE

Escrito por:

Los actos proselitistas registrados en campo donde participan más de mil  900 candidatos titulares a la posición de presidente municipal, diputado local y federal en el Estado de México, sólo tienen en frente a una docena de monitoristas del Instituto Nacional Electoral (INE).

 

Funcionarios  electorales que exclusivamente están para seguirles la “huella” a los políticos en campaña y fiscalizar de forma cualitativa y cuantitativa, todo lo empleado en sus actos de búsqueda de votos.

Monitoreo que tiene entre otros objetivos, de acuerdo a la reforma política-electoral de 2014, dejar fuera de la contienda a aquellos que rebasen hasta en un 3% más el tope de gasto de campaña que para el caso de candidatos a una de las 40 diputaciones federales de mayoría que hay en la entidad, es de un millón 260 mil pesos.

Mientras que para los aspirantes a diputaciones locales, el tope va desde un millón 622 mil pesos como es el caso de Santo Tomás de los Plátanos, Distrito Electoral local XI que tiene 71 mil 841 potenciales electores, hasta los 14 millones 74 mil pesos de tope que se tiene en el Distrito Electoral XXXI de La Paz, donde hay  623 mil 45 ciudadanos en lista nominal.

En el caso de 18 pequeños municipios mexiquenses que cuentan con 3 mil 309 votantes como en Zacazonapan y hasta 8 mil 698 ciudadanos con credencial del INE como en Temamatla, el monto de tope de campaña se estableció de forma similar: 199 mil 350 pesos para cada uno.

El monto máximo de  tope de campaña que se tiene en el territorio estatal, se registra en zonas urbanas como Ecapetec, donde hay  un millón 248 mil 441 votantes, por lo que cada uno de los candidatos al cargo de alcalde podrá gastar hasta 28 millones 202 mil 282 pesos.

Para Nezahualcóyotl donde hay  889 mil 426 votantes el gasto máximo a ejercer cada uno de los aspirantes al cargo de representación popular, asciende a 20 millones 92 mil 133 pesos.

Es así como topes de campaña,  actos de candidatos y potenciales votantes son observados por la autoridad electoral nacional e incluso por personal del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), a petición del INE.

Ambas instancias tienen como finalidad hacer de los comicios 2015 los más y mejor fiscalizados de la historia electoral del Estado de México.

Otra de las característica del proceso electoral mexiquense, es el contraste de perfiles y por ende del tamaño de chequeras que hay entre los políticos “profesionales” emanados de los siete partidos tradicionales: PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, PANAL y MC, y los  candidatos emanados de los cuatro institutos políticos emergentes como son Encuentro Social, Humanista, Morena y Futuro Democrático.

Este último de carácter local, que junto con los once independientes, nueve candidatos a ayuntamientos y dos a diputado local, intentan alcanzar y disputar con escasos recursos económicos, estructura humana operativa y logística, el poder en los 125 municipios y 45 distritos electorales donde se registra la contienda por los votos.

Ante tal avalancha de políticos en las calles con carteras llenas o vacías, la labor de monitoreo realizada sólo por la docena de especialistas, está siendo insuficiente por lo que se pidió respaldo al personal de las Juntas electorales distritales y municipales.

Monitoristas “esporádicos” que sí están interviniendo en el proceso electoral y para cumplir dicha encomienda de fiscalización, dos o tres funcionarios en promedio por cada Junta, se han estado separando por algunas horas de sus actividades administrativas, para hacerse presentes en las campañas, observarlas y cuantificar.

 

“Prioridad la Fiscalización”

La autoridad electoral federal sostiene que una de sus prioridades en los comicios del 2015, en teoría, es contabilizar y fiscalizar toda herramienta, suvenir, artículo, bien de consumo o incluso prestación de algún servicio empleado por el candidato o miembros de su equipo de campaña, en los mítines, recorridos y actos proselitistas en general, realizados para ganar la simpatía de los ciudadanos y obtener su voto el domingo 7 de junio, fecha a la que están convocados 11 millones 25 mil 126 mexiquenses.

No obstante, en los hechos la premisa de monitorear todas las campañas, será imposible de cumplir en su totalidad, ya que evidentemente  los 12 fiscalizadores que se han estado haciendo presentes en los actos masivos de campaña de todos los aspirantes a un cargo de elección popular, no alcanzan a monitorear de forma cuantitativa y cualitativa, todos los eventos que estarían representando una erogación económica para las finanzas del candidato o partido, un gasto de campaña.

“Va en dos ámbitos la fiscalización, no solamente el sistema de fiscalización en línea, en ese se registra una parte del gasto de campaña, pero otra parte de la fiscalización tiene que ver con lo que se ha dicho que es el monitoreo en exteriores de la propaganda impresa o fija; traemos un equipo de monitoristas y fiscales, dejando constancia de la propaganda en exteriores; y de los eventos que realizan los partidos políticos, eventos que generan un costo para la campaña”, dijo Matías Chiquito Díaz de León, consejero presidente del INE en el Estado de México.

Reconoció que para dar cobertura a todos los actos de campaña que se están registrando en el Estado de México, solamente hay una docena de personas dedicadas exclusivamente para este propósito.

“Traemos en campo 12 monitoristas, pero estamos buscando el apoyo de monitoristas adicionales, además ellos son gente que se dedica específicamente nada más a eso, aparte el personal operativo que tenemos nosotros (Juntas Distritales y Municipales electorales). Tenemos gente en todo el estado, tenemos ojos y oídos  en todo el estado”, aseguró Matías Chiquito.

De acuerdo a registros del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), en el territorio mexiquense, hay poco más de más de 20 mil candidatos de los 11 partidos políticos, entre propietarios y suplentes, de los cuales mil 900 encabezan las posiciones.

Ciudadanos en campaña con deseos de convertirse en presidente municipal, síndico, regidor, diputado local o federal, que en teoría deben ser monitoreados cuando realizan actos masivos de campaña.

Ante dicha disposición legal, los partidos políticos y sus candidatos no han querido organizar eventos multitudinarios, como era la constante en procesos electorales anteriores.

Es así como la mayoría de las concentraciones de los políticos en campaña, sólo han sido de 300 a 500 personas, precisamente para evitar que la autoridad electoral tenga elementos probatorios para sostener que se rebasó el tope de campaña y por ende no entregar la constancia de mayoría en caso de un eventual triunfo.

 

Fiscalización de topes evita que empresarios y narcos inviertan en campañas:  SAM

Para el titular de la dirección de Partidos Políticos del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Sergio Anguiano Meléndez, haber modificado la ley para que en caso de rebase de topes de campaña en más de un 3% de lo permitido, se impida que el candidato ganador e infractor asuma el cargo de diputado local, federal o presidente municipal, es un gran avance.

Lo anterior, explicó en entrevista, ya que indirectamente se está impidiendo que empresarios y narcotraficantes o entes no identificados plenamente, inviertan en las campañas electorales del Estado de México y país en general, para llevar al poder a un político al que ya en funciones le estarán pidiendo o hasta exigiendo algún tipo de beneficio, de concesión.

“A la hora de que un candidato rebase más del 3% de tope de campaña  de su municipio o distrito electoral, se le anulará la elección, no será el ganador. La autoridad no permitirá este tipo de abusos en el uso de recursos económicos”, dijo.

El director de partidos políticos, Anguiano Meléndez, no dudo en sostener que a veces los recursos que se utilizan en las campañas electorales provienen de erario público estatal o municipal.

“A veces son recursos no nada  más del financiamiento público, son recursos, a veces, que se utilizan de los mismos ayuntamientos, cuando un partido político gobierna un municipio, bajan (desvían) recursos, esa es la verdad”, mencionó.

Consideró que la modificación a la ley para que los políticos que rebasen el tope de campaña no puedan sentarse en la silla de la alcaldía u Congreso local, propicia la equidad entre los participantes en los comicios electorales, pero sobre todo impide la presencia de dinero de procedencia inexplicable o ilícita en la contienda, insistió.

“No nada más lo ilícito es el narcotráfico, puede ser que empresarios quieran invertir en una campaña que la ven ganadora y al rato pues pidan y les den concesiones en el uso de servicios públicos. Hay muchas formas de proceder de forma ilícita” en las campañas, puntualizó.

Recordó que prácticamente la totalidad del dinero empleado en las campañas electorales, proviene de los recursos públicos, por lo que la autoridad electoral federal pone especial énfasis en que ese dinero se aplique conforme lo marca la normatividad, la ley electoral.

 

“Levantamos a la monitorista”

 

“Me dicen que ya vieron a la monitorista y que nada mas está chingando, me preguntan que si la levantan… pero les dije que se calmaran porque si es eso, al rato hay más broncas”, susurró el miembro de un equipo de campaña que opera toda la logística electoral en Tejupilco y municipios aledaños del sur mexiquense.

Era una tarde de fin de semana de mayo y el sol se desplomaba sobre las decenas de personas que empezaban a llegar a pie y en unidades (estaquitas doble cabina) colectivas, desde diferentes comunidades aledañas al poblado mexiquense enclavado en la zona limítrofe con el estado de Guerreo.

Se respira ambiente de fiesta, de proceso electoral, quizás por ello a los asistentes se les observaba contentos, más allá de que simpatizaran o no, con el candidato y su proyecto político, su propuesta.

A la distancia y en corto, se entendía que en ese momento, en ese día, el dinero no era motivo de preocupación para los organizadores, sino por el contrario era un factor que había que presumir; se había logrado tener un evento tan “digno” para el electorado que se abarrotó la plaza, la expectativa de asistencia se había superado por mucho.

El recurso sobraba pese a que en ese momento los partidos y sus candidatos, no habían recibido la primer ministración de financiamiento oficial para la llamada obtención del voto.

Había música de banda, bebida (refrescos) y un ambiente por demás propicio para un acto político, para un acto de campaña a través del cual se busca el poder.

Observando el entorno, la pregunta era obligada, en un poblado tan alejado de la cabecera municipal, tan distante de las zonas urbanas, de donde habían salido casi mil asistentes  y como habían llegado, la respuesta estaba en el cinturón que conformaron las camionetas estaquitas doble cabina en la periferia del poblado.

En ese ambiente festivo, la monitorista resaltaba no sólo porque portaba su chaleco guinda con la leyenda “Monitorista de Propaganda Electoral”, sino porque se desplaza por todos lados, tratando de hacer  el mayor número de fotos que demostrara lo que iba reportar en sus formatos de captura, es decir el número de sillas, tamaño del templete, carpa  y lonas, así como el número de músicos que amenizaron por casi tres horas el evento, entre otros elementos a cuantificar en los actos de campaña.

¿Qué cuantificas?

“Las sillas, las lonas, el tamaño de las mantas con la imagen del candidato, el templete y sonido… son varias cosas”, respondió.

Ese día una sola joven monitorista que acudió en representación de la autoridad electoral, puso nerviosos a medio centenar de los organizadores del evento.

Elementos a cuantificar en campañas

Por Eduardo Alonso

Gastos de propaganda en general:

* Bardas y espectaculares.

* Mantas.

* Volantes.

* Pancartas.

* Equipos de Sonido.

* Propaganda Utilitaria (bicis, autos con sonido, globos aerostáticos, botargas, etcétera).

Gastos operativos de la campaña:

* Sueldos y salarios del personal eventual.

* Arrendamiento eventual de bienes muebles e inmuebles (casas de campaña y vehículos).

* Gastos de transporte de material .

* Gastos de transporte de personal

* Viáticos (con comprobantes-facturas).

* Gastos de propaganda en diarios, revistas, medios impresos y electrónicos.

* Gastos de producción de los mensajes para difundirse en radio y televisión (bajo el esquema de tiempos oficiales, porque la contratación de espacios en radio y televisión está prohibida).

* Propaganda en vía pública (incluye taxis y camiones).

* Gastos Financieros (pago de contadores o despachos).

* Propaganda exhibida en salas de cine.

* Propaganda contratada en Internet.

* Egresos por Transferencias.

Tope de gastos en ayuntamientos

En la parte inferior puedes descargar este documento en formato .PDF.

campaña Ayuntamientos

 

Tope de gastos en distritos electorales

En la parte inferior puedes descargar este documento en formato .PDF.

Distritos