Métrica - Periodismo y Transparencia

Estado de México: La región del miedo

Escrito por:

El cáncer de la inseguridad pública en el Estado de México presenta una rara sintomatología, pues mientras cifras oficiales insisten en una baja en la incidencia delictiva, que seguramente será destacada en el Cuarto Informe del Gobernador Eruviel Ávila, las encuestas sobre percepción ciudadana ubican a esta entidad como la más insegura. 

 

Los anexos estadísticos del Tercer Informe del Presidente Enrique Peña señalan que en los últimos cinco años, entre 2010 y 2014, los posibles hechos delictivos denunciados en el fuero común y federal disminuyeron en el territorio mexiquense en un 9.4 por ciento, al pasar de 274 mil 220 a 248 mil 216, lo cual representa una diferencia de 26 mil 4 ciudadanos que ya no acudieron al Ministerio Público o querellas que simplemente ya no se iniciaron.

La tasa de denuncias presentadas por cada 100 mil habitantes, que compara las denuncias con la población de cada entidad, también refiere un desplome en la incidencia delictiva del Estado de México, pues en 2010 fue de mil 761 y el año anterior bajó a mil 493.6.

Los datos estadísticos del Tercer Informe presidencial, que se basan en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, ubican al territorio mexiquense como un lugar de mediana incidencia delictiva, si se compara con el resto de los estados del país.

En 2014, el Estado de México se ubicó en el sitio 13 a nivel nacional, en materia de delitos denunciados por cada 100 mil habitantes, al registrar los mil 493.6.

Para 2015, con datos preliminares al mes de julio, el mismo reporte indica que la entidad mexiquense se ubica en lugar 15 a nivel de todos los estados del país, con una tasa de 735.1.

En este ranking de 2015 destaca que el Estado de México está por debajo de entidades como  Baja California y Baja California Sur, donde su tasa de incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes ya alcanza los  mil 822.7 y mil 651.6 delitos, respectivamente. Estados que además encabezan la lista.

La incidencia delictiva mexiquense también es menor a la de territorios como el Distrito Federal, que se ubica con una tasa de  mil 196.3, y de Chihuahua donde el indicador alcanza los mil 19.4.

Sin embargo, destaca que en 2015 estados como Yucatán registran una tasa de incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes de 991.9, y en Querétaro es de mil 6.7.

Llama la atención que las dos últimas entidades superen la incidencia delictiva registrada en el territorio mexiquense, pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad del INEGI, 2013 y 2014, Yucatán y Querétaro son las dos regiones del país donde los mexicanos dicen sentirse más seguros.

En 2014 de los ciudadanos consultados sólo un 29.5 por ciento dijo sentirse inseguro en Yucatán, mientras en Querétaro el porcentaje fue del 38.5.

Contrastes

Es ahí donde comienzan a configurarse más contrastes, pues en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad, el Estado de México encabeza la lista de las entidades más inseguras del país, de acuerdo a la percepción ciudadana.

En 2011 el territorio mexiquense contabilizaba una población de 18 años y más de 10 millones 553 mil 146 personas, de los cuales se sentían seguros un millón 601 mil 542, es decir, el 15.2 por ciento del total.

A su vez se sentían inseguros 8 millones 851 mil 648 ciudadanos, equivalentes al 83.9 por ciento.

A nivel nacional, el Estado de México estaba en el cuarto lugar respecto de esta percepción ciudadana de inseguridad, superado por los estados norteños de Chihuahua, Durango y Nuevo León, cuya percepción de inseguridad iba del 89.5 al 84.6.

En 2014 los ciudadanos mexiquenses borraron toda distancia, pues el miedo ciudadano hizo que el Estado de México ocupe el primer lugar en percepción de inseguridad pública, de acuerdo con la referida encuesta del INEGI.

El año anterior, con una población de 11 millones 184 mil 994 personas de 18 años y más, los mexiquenses que se sienten seguros apenas fueron  711 mil 195, un 6.4 por ciento del total, mientras los que perciben un ambiente de inseguridad alcanzaron los 10 millones 361 mil 439, lo cual representa un preocupante porcentaje del 92.6 por ciento.

En el ranking nacional el resto de los estados del país se ubican en una menor percepción de inseguridad, pues al Estado de México le siguen las entidades deMorelos (89%),  Tabasco (86.1%), Tamaulipas (83.9%), Veracruz (80.7%), Zacatecas (80.3%), Chihuahua (75.2%) y Durango  (73.5%).

La entidad mexiquense también supera el promedio nacional de ciudadanos que se sienten inseguros, y que se ubica en 73.3 por ciento.

En la medición del INEGI se analiza la sensación de inseguridad de la población, construida con base en la experiencia personal y en la vulnerabilidad de ser víctima de un delito. Este temor también puede estar influenciado por la poca capacidad del ciudadano para prevenirlo o protegerse, así como por la vulnerabilidad para recuperarse tras ser víctima de un ilícito.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad también reportaba hasta 2013que el Estado de México era la entidad donde se registraba el mayor número de víctimas a nivel nacional, con el 47.8 por ciento del total.

En ese año, los mexiquenses que se registraron como víctimas de un delito ascendieron a 5 millones 343 mil 975, con lo cual se superó el promedio nacional de victimización que se ubicó en 28.2 por ciento.

Entre los objetivos específicos de la citada encuesta está el realizar estimaciones sobre el número de personas que fueron víctimas de un delito, así como de la cifra negra de ilícitos (los no denunciados) y sus causas.

 

La espiral delictiva

Las acciones del gobierno de Eruviel Ávila Villegas para atajar la ola delictiva no han dado resultados en delitos como robo a negocio, ganado, lesiones, homicidios dolosos, secuestro, robo de vehículo y estupro, entre otros, ya que han aumentado y en otros casos su diminución es mínima.

Al comparar datos oficiales emitidos por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de enero a julio del 2012, primer año cuando el Gobernador Ávila y su equipo de trabajo diseñaron en su totalidad la estrategia en materia de seguridad, los datos delictivos en algunos rubros eran los siguientes:

Robo a transportistas 639, robo a negocio sin violencia 707, robo a ganado 162, lesiones dolosas con arma blanca 523, homicidios dolosos con arma blanca 145, otro tipo de homicidios dolosos 233 y secuestro 69.

Cuatro años después, es decir de enero a julio del 2015, al comparar esos mismos rubros delictivos, el escenario empeoró ya que no registraron disminución y por el contrario aumentaron entre 2 y 51 por ciento con relación al mismo periodo del 2012, aquí las cifras oficiales delictivas del presente año:

Robo a transportistas 774 (21.1% más), robo a negocio sin violencia 903 (27.72%), robo a ganado 167 (3%), lesiones dolosas con arma blanca 618 (18.1%), homicidios dolosos con arma blanca 147 (1.3%), “otro” tipo de homicidios dolosos 353 (51.50%) y secuestro 96 (39.1%).

Aquellos delitos donde se mantuvieron los mismos indicadores o registraron una mínima disminución en los periodos comparados, son:

Robo de vehículos con violencia 13 mil 343, lesiones dolosas 19 mil 990, otros tipos de lesiones dolosas 18 mil 721, homicidios dolosos mil 226, fraude 2 mil 270 y estupro 75 (cifras de enero a julio 2012).

Cuatro años después esas mismas conductas delictivas mantienen indicadores prácticamente idénticos (de enero a julio 2015):

Robo de vehículos con violencia 13 mil 46 (2.2% menos), lesiones dolosas 18 mil 276 (8.57% menos), otros tipo de lesiones dolosas 17 mil 314 (7.52% menos), y homicidios dolosos mil 204 (1.79% menos).

Comparativo de cifras oficiales que obliga a cuestionar qué ha pasado durante los últimos cuatro años de la presente administración.

Durante el actual gobierno estatal ha ocurrido la sustitución de cuatro titulares de la policía estatal (Salvador Neme Sastre, Rocío Alonso Ríos, Damián Canales Mena y Eduardo Valiente), además de la depuración, capacitación y aplicación de exámenes de control de confianza a policías municipales y estatales.

Destaca que a nivel general la Procuraduría estatal registra una disminución de carpetas de investigación (antes averiguaciones previas), ya que mientras de enero a julio de 2012 se iniciaron 152 mil 311, en esos mismos meses pero del presente año se han acumulado 120 mil 41.

Lo que implica una disminución de 21.1 por ciento en cuatro años, si dicho porcentaje se desglosa de manera anual,  el promedio sería de alrededor de 5.2 por ciento delitos denunciados menos cada año.

COMPARATIVO DE INICADORES DELICTIVOS ENTRE
1er Y 4o AÑO DE GESTIÓN ESTATAL (enero-julio)
Tipo de delito enero-julio
2012
enero-julio
2015
 Diferencia en porcentaje 
Total de delitos denunciados 152,311 120,041 –           21.19
Total Robos 57,322 42,572 –                         25.73
Total robos con violencia 30,398 21,766 –                         28.40
Total robos sin violencia 26,984 20,806 –                         22.90
Robo común 57,120 42,326 –                         25.90
Con violencia 30,366 21,757 –                         28.35
A casa habitación 1,392 664 –                         52.30
A negocio 2,574 1,768 –                         31.31
De vehículos 13,343 13,046 –                           2.23
A transportistas 639 774                          21.13
A transeuntes 10,079 4,264 –                         57.69
Otros 2,339 1,241 –                         46.94
Sin Violencia 26,754 20,569 –                         23.12
A casa habitación 4,670 2,875 –                         38.44
A negocio 707 903                          27.72
De vehículos 16,614 14,258 –                         14.18
A transportistas 155 83 –                         46.45
A transeuntes 2,973 716 –                         75.92
Robo ganado 162 167                            3.09
Robo a bancos 100 79 –                         21.00
Total lesiones 26,158 22,627 –                         13.50
Dolosas 19,990 18,276 –                           8.57
Con arma blanca 523 618                          18.16
Con arma de fuego 746 344 –                         53.89
Otros 18,721 17,314 –                           7.52
Total de homicidios 2,267 1,819 –                         19.76
Dolosos 1,226 1,204 –                           1.79
Por arma de fuego 848 704 –                         16.98
Por arma blanca 145 147                            1.38
Otros 233 353                          51.50
Culposos 1,041 615 –                         40.92
Delitos patrimoniales 11,064 8,557 –                         22.66
Daño en propiedad ajena 6,366 4,166 –                         34.56
Extorsión 607 415 –                         31.63
Fraude 2,270 1,929 –                         15.02
Despojo 1,540 1,180 –                         23.38
Secuestro 69 96                          39.13
Violación 1,450 842 –                         41.93
Otros delitos 53,921 43,528 –                         19.27
Estupro 75 65 –                         13.33
Otros sexuales 861 560 –                         34.96
Resto de otros delitos 52,985 42,903 –                         19.03

 

 

Morir a los 21

Ángelo Emmanuel Martínez Juárez recibió cuatro balazos la madrugada del 31 de diciembre de 2014 mientras trataba de escapar de cuatro personas, que derivado de una riña en un bar del Municipio de Metepec, lo perseguían ante la tardía reacción de la policía local.

El video captado por el C4 de la Dirección de Seguridad Pública capta el momento cuando aborda un taxi sobre la Avenida Estado de México, sube al asiento del copiloto, pero inmediatamente dos sujetos lo alcanzan e intentan sacarlo, mientras un tercero llega corriendo y una camioneta conducida en reversa trunca cualquier posibilidad de escape al colocarse frente al vehículo de alquiler.

La imagen no distingue rostros, pero en segundos se observan fogonazos en dirección al asiento del copiloto, disparos, que después se sabrá, salieron de una pistola calibre 9 milímetros.

Los tres sujetos abordan rápidamente la camioneta que busca perderse en las típicas calles de Metepec, mientras una tardía unidad de la policía local trata de darle alcance.

El cuerpo de Ángelo Emmanuel queda tendido en el interior del taxi, no por mucho tiempo, pues el conductor, que ha sido testigo de todo, lo jala hacia afuera, imposible saber si todavía vive el joven de 21 años; y lo deposita sobre el asfalto, apenas iluminado por las luces de neón de un bar cercano.

Ahí permanecerá el cuerpo varios minutos, observado sólo por el monitorista del C4, mientras algunos vehículos y transeúntes pasaran a su lado. La muerte del estudiante del séptimo semestre de Arquitectura, matriculado en el Instituto Mexiquense, será confirmada instantes después. Inicia así el tortuoso camino de su familia por esclarecer los hechos y obtener justicia.

La muerte de Ángelo puede ser un número más en la estadística delictiva del Estado de México, no obstante, refleja el grado de descomposición social que enfrentan los mexiquenses, quienes al ser víctimas de un delito siempre tendrán latente el riesgo de la impunidad, lo cual termina alimentando esa sensación generalizada de inseguridad pública.

Aquella noche

La tarde del 30 de diciembre Ángelo Emmanuel salió de su casa para jugar en el frontón de San Miguel Totohuitlapilco, como recuerda su padre, Miguel Ángel Martínez, sin embargo, termina junto con otros tres conocidos en un bar localizado en el centro de Metepec.

Ahí entre la medianoche del 30 y las primeras horas del 31 de diciembre el destino de Ángelo Emmanuel se pierde entre versiones confusas, dilaciones ministeriales y tramitología judicial que a la fecha llenan de incertidumbre a su familia.

Don Miguel Ángel recuerda que tras conocer la tragedia no prestó mucha atención a la investigación iniciada, pues incluso la misma madrugada en que fue ultimado Ángelo Emmanuel se detuvo a dos jóvenes sobre Avenida Tecnológico, quienes presuntamente habían sido los autores del crimen.

Sin embargo, conforme fueron avanzando la integración de la carpeta de investigación y el juicio oral, fue advirtiendo el sesgo con el cual se aplica la justicia.

De inicio el delito se había tipificado como homicidio calificado, pero la defensa de los dos detenidos logró que la Primera Sala Colegiada Penal de Toluca del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México lo reclasificara como homicidio simple, pues los magistrados consideraron que no quedó totalmente acreditada la conciencia de superioridad que tenían los imputados con respecto de la víctima.

El hecho de emplear un arma de fuego, no se traduce necesariamente en la calificativa de ventaja, sino que es la conciencia de superioridad física o material y la situación de que no corrían riesgo alguno, la que actualizaría tal calificativa”, indica la toca de apelación 56/2015.

“Aun y cuando uno de los imputados tenía en posesión un arma de fuego, no era posible saber que la víctima y sus amigos, no tenían una diversa para repeler tal agresión; aunando a que cuando estos comenzaron a perseguir a la víctima, era imposible saber bajo esas circunstancias, que no corrían riesgo alguno, pues al encontrarse con un arma corriendo por la calle, pudieron ocurrir diversas circunstancias, como por ejemplo, que los imputados salieran lesionados”, refiere la misma resolución.

Y las malas noticias continuaron para la familia Martínez Juárez.

En las primeras declaraciones que hicieron los dos imputados se reconocía que tras una riña con Ángelo Emmanuel en el bar de Metepec, lo persiguieron a él y a uno de sus amigos.

El enfrentamiento provocó que uno de los acusados disparara el arma de fuego contra la víctima, señala la declaración inicial de los detenidos, misma que ahora negaron en el juicio oral, además de ser impugnada por su defensa.

La causa de que tales declaraciones perdieran validez radica en que a los dos imputados se les asignó el mismo defensor de oficio al momento de declarar, lo cual infringe la garantía de “adecuada defensa”, indica la respectiva resolución de la Primera Sala Colegiada Penal de Toluca del Poder Judicial del Estado de México.

“Es claro que un solo defensor no está en condiciones de actuar al mismo tiempo, a favor de cada uno de los imputados, porque en tales condiciones, el actuar de aquél en beneficio de uno de ellos, afecta necesariamente los intereses del otro y viceversa”, refiere el documento.

A la fecha el juicio oral sigue avanzando con deficiencias, pues el video del C4, donde se muestra la secuencia del asesinato, no ha sido analizado por el juez, debido a que por una omisión del Ministerio Público se “rompió la cadena de custodia”, es decir, no fue solicitado adecuadamente a la Dirección de Seguridad Pública municipal, indicó David Villegas, primo de Ángelo Emmanuel.

“El Ministerio Público tuvo que hacer un oficio pidiendo esos videos a Seguridad Pública, pero dicen que no existe ese oficio, o sea que alguien directamente del Ministerio Público fue y pidió el video”, expresó.

Por si fuera poco la camioneta involucrada en el ilícito, y que aparece en el video, sólo fue asegurada temporalmente por las autoridades ministeriales, quienes la liberaron sin causa justificada, además de que el Ministerio Público no les informó de la comparecencia del taxista involucrado en los hechos,  señaló Villegas.

Don Miguel Ángel Martínez considera que el proceso se ha ido corrompiendo, al grado de que ha recibido presiones del Ministerio Público para que se opte por un procedimiento abreviado, lo cual garantizaría una pena menor para los imputados.

“Como yo no acepté el procedimiento abreviado, ha de haber dicho (el Ministerio Público) vámonos con todo, y que salgan limpios, y sin la prueba del video y del taxista (que presenció el homicidio), pues ya nos la llevamos”, explicó.

Martínez aclara que por las imágenes del video su hijo no estaba en completo estado de ebriedad, pues pudo correr desde el bar “La República”, donde ocurrió la riña, hasta el sitio donde fue asesinado, frente a otro bar denominado “Bora, Bora”.

Entre las pruebas que ha presentado la familia de Ángelo está el testimonio de un amigo que lo acompañaba al momento de la riña, quien ha declarado que afuera del bar “La República”, uno de los ahora probables responsables, les disparó cuatro veces con una arma de fuego, y de ahí que haya corrido junto con Ángelo hacia la avenida Estado de México.

En las pruebas de balística, señalan, se confirmó que los casquillos encontrados en ese lugar y en el sitio donde fue ultimado Ángelo, son del mismo calibre y de la misma arma de fuego.

Los familiares de la víctima admiten los altos grados de impunidad que se viven en México, pero advierten que seguirán demandando justicia.

“Ángelo no era un vándalo, no era un malviviente, era un estudiante, podía haber aportado mucho al país, y estaba en un momento con sus amigos en que se fue a convivir”,  comenta Armando Zizumbo, tío de Ángelo Emmanuel.

 

Banco de Datos: Percepción Ciudadana de Seguridad Pública e incidencia delictiva

Estado de México (2011):

–       Población total: 10 millones 553 mil 146

–       Seguros: un millón 601 mil 542 (15.2%)

–       Inseguros: 8 millones 851 mil 648 (83.9%)

–       El promedio nacional de ciudadanos con percepción de inseguridad era de 69.5%

Ranking nacional de percepción de inseguridad ciudadana (2011):

Chihuahua: 89.5

Durango: 88.1

Nuevo León: 84.6

Estado de México: 83.9

Tamaulipas: 83.4

Zacatecas: 83.1

Morelos: 80.8

Sinaloa: 80.8

Nayarit: 79.3

Tabasco: 77.7

San Luis Potosí: 76.3

Michoacán: 76.1

Distrito Federal: 75.3

Oaxaca: 73.3

Guerrero: 72.5

Jalisco: 71.2

Colima: 65.8

Veracruz: 64.8

Coahuila: 64.6

Puebla: 64

Quintana Roo: 63.9

Aguascalientes: 60.8

Baja California: 58.2

Hidalgo: 55.3

Guanajuato: 54

Campeche: 51.2

Sonora: 46

Tlaxcala: 41.6

Chiapas: 38.3

Baja California Sur: 37.1

Querétaro: 30.2

Yucatán: 26.6 

 

Y en 2014…

Estado de México:

–       Población: 11 millones 184 mil 994

–       Seguros: 711 mil 195 (6.4%)

–       Inseguros: 10 millones 361 mil 439 (92.6%)

–       Promedio nacional de inseguros según percepción ciudadana: 73.3

Ranking nacional de percepción de inseguridad ciudadana (2014):

Estado de México: 92.6

Morelos: 89

Tabasco: 86.1

Tamaulipas: 83.9

Veracruz: 80.7

Zacatecas: 80.3

Chihuahua: 75.2

Durango: 73.5

San Luis Potosí: 73.1

Nuevo León: 73

Sinaloa: 72.1

Jalisco: 68

Quintana Roo: 67

Hidalgo: 65.5

Guanajuato: 64.8

Puebla: 63.6

Chiapas: 62.1

Tlaxcala: 60

Campeche: 58.9

Sonora: 57.2

Colima: 56.9

Baja California: 53.7

Nayarit: 51.1

Aguascalientes: 49.1

Baja California Sur: 39.3

Querétaro: 38.5

Yucatán: 29.5

Fuente: Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013-2014.

 

Incidencia delictiva por estado, tasa por cada 100 mil habitantes (2015), cifras preliminares a julio:

1.- Baja California: mil 822.7

2.- Baja California Sur: mil 651.6

3.- Morelos: mil 599.2

4.- Tabasco: mil 432.7

5.- Quintana Roo: mil 240.3

6.- Distrito Federal: mil 196.3

7.- Aguascalientes: mil 90.2

8.- Chihuahua: mil 19.4

9.- Querétaro: mil 6.7

10.- Coahuila: 992.7

11.- Yucatán: 991.9

12.- Guanajuato: 988.3

13.- Durango: 969.2

14.- Tamaulipas: 828.9

15.- Estado de México: 735.1

16.- Jalisco: 701.8

17.- Sonora: 669.8

18.- Guerrero: 666.5

19.- Puebla: 646.9

20.- Zacatecas: 633.5

21.- Sinaloa: 592.4

22.- Hidalgo: 580.5

23.- Colima: 576.4

24.- Oaxaca: 550.4

25.- Nuevo León: 450

26.- Michoacán: 429.4

27.- Tlaxcala: 418.8

28.- Nayarit: 383.2

29.- Veracruz: 371.7

30.- Chiapas: 265.8 

31.- San Luis Potosí: 282

32.- Campeche: 140.8

Fuente: Tercer Informe del Presidente Enrique Peña Nieto (2015).