Métrica - Periodismo y Transparencia

La crisis de los Ayuntamientos mexiquenses

Escrito por:

Entre 2013 y 2014 las deudas de los 125 gobiernos municipales del Estado de México crecieron en 14.9 por ciento, al pasar de 15 mil 964.6 millones a 18 mil 347 millones de pesos, lo cual implicó que 28 Ayuntamientos registraran deudas violatorias de la Ley de Ingresos de los Municipios de 2014, sin embargo, ahí no terminan sus aprietos financieros, pues 87 localidades gastaron más de lo que pudieron ingresar a sus arcas.

 

El Informe de Revisión de las Cuentas Públicas de los 125 Ayuntamientos mexiquenses, elaborado por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), indica que entre 2010 y 2014 aumento el caudal de ingresos que reciben las administraciones locales.

Esta “riqueza”, alimentada principalmente por recursos federales y estatales, tiene números muy favorables para las arcas municipales. En dicho periodo los ingresos globales de los 125 municipios crecieron en 53.5 por ciento, lo cual representa que el año anterior llegaron a las tesorerías locales 18 mil 798.7 millones de pesos más que al inicio de la década.

El siguiente cuadro, elaborado con información del OSFEM, ilustra esa bonanza financiera que han administrado los alcaldes mexiquenses, no obstante, también advierte sobre una peligrosa inconsistencia de los gobiernos municipales, quienes de manera global no han logrado contener sus deudas locales.

Evolución de las Deudas Municipales:(cifras en miles de pesos)

Año Ingresos de Gestión Deuda % de Deuda contra ingresos
2010 35,123,599.3 14,285,617.2 40.7
2011 41,193,203.3 15,869,274.3 38.5
2012 41,066,086.7 13,898,904.6 33.8
2013 47,551,423.5 15,964,645.9 33.7
2014 53,922,313.9 18,347,075.3 34.0

Fuente: OSFEM.

*Los ingresos de gestión están integrados principalmente por participaciones, aportaciones, transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas, e impuestos.

Destaca que el porcentaje de la deuda pública, comparado con los ingresos municipales, ha disminuido en los últimos años, sin embargo, dicha variación no es producto de una reducción en los endeudamientos, sino debido al repunte en el torrente recursos que les llegan a los Ayuntamientos mexiquenses.

La compleja situación financiera de los gobiernos locales comienza a delinearse con mayor claridad al detectar que 28 de los 125 Ayuntamientos registraron al cierre de 2014 pasivos o deudas que superaron el 40 por ciento de sus ingresos, lo cual es violatorio de del artículo 5 de la Ley de Ingresos de los Municipios correspondiente a ese año.

“Los ayuntamientos podrán contratar financiamientos a su cargo, así como asumir obligaciones contingentes, exclusivamente para inversiones públicas productivas, servicios públicos que en forma directa o mediata generen recursos públicos, o para la reestructuración de pasivos, conforme a los artículos 259 y 260 del Código Financiero del Estado de México y Municipios, hasta por un monto que, sumado al pasivo ya existente, no rebase el 40% del monto anual de sus ingresos ordinarios”, indica la referida Ley.

La lista de estos 28 Ayuntamientos la encabeza el municipio de Coyotepec, donde sus créditos representan el 141.2 por ciento de sus ingresos. Le siguen Melchor Ocampo con el 79.8 por ciento, Coacalco con el 79.5, y Capulhuac y Jaltenco con el 79.4 por ciento cada uno.

A ellos se suman las localidades de Otumba, Tianguistenco, Soyaniquilpan, Huixquilucan, Sultepec, Cuautitlán, Nopaltepec, Axapusco, Naucalpan, Tezoyuca, Texcoco, Zinacantepec, Atlautla, Atizapán de Zaragoza, Chiconcuac, Chalco, Tultitlán, Nicolás Romero, Ocoyoacac, Chiautla, Tlalnepantla, Villa del Carbón, y Teotihuacán. (El desglose completo de estas deudas puede encontrarse en el contenido adicional de este artículo bajo el título de Banco de Datos: Los que violaron la Ley).

En estos municipios sus deudas representan entre el 70.9 y el 40.1 de sus ingresos, lo cual los coloca en una situación delicada, pues en ese mismo porcentaje están comprometidos sus recursos.

De ahí que la recomendación del OSFEM, al revisar sus respectivas Cuentas Públicas, sea el instrumentar políticas de austeridad.

“Se recomienda considerar la situación financiera de la entidad en la elaboración y aprobación del presupuesto correspondiente. Implementar estrategias de recaudación para fortalecer la hacienda pública. Respecto al ejercicio del Presupuesto de Egresos, se sugiere contemplar los pagos que se deben realizar a la deuda, así como establecer políticas de austeridad y contención del gasto”, señala la recomendación genérica que se dirige a estos municipios.

La observación sobre incrementar la recaudación va en el sentido de fortalecer la captación tributaria, pues salvo excepciones los Ayuntamientos siguen dependiendo de las partidas presupuestales del gobierno estatal y federal.

A los 28 Ayuntamientos que violaron la Ley de Ingresos de los Municipios de 2014, se suman otros 23 que estuvieron a punto de hacerlo, y cuyas finanzas también estaban en apuros, pues sus deudas representaban entre el 30 y 39 por ciento de sus ingresos totales, lo cual significa que el 40 por ciento de los 125 municipios mexiquenses presentaban problemas financieros en este rubro.

Tesorerías menguadas

Las contradicciones con las que operan los Ayuntamientos mexiquenses no terminan ahí, pues aunque sus arcas no dejan de ser alimentadas por el caudal de recursos estatales y federales, resulta que 87 de los 125 gobiernos municipales no cuentan con un flujo de efectivo suficiente para hacer frente a los endeudamientos.

Tal flujo de efectivo resulta de la comparación entre los llamados ingresos de libre disposición que reciben los gobiernos locales y el gasto operativo.

Los citados ingresos se componen de recursos propios, participaciones federales y estatales, ingresos financieros y el FORTAMUNDF, mientras el gasto operativo representa el pago de servicios personales, materiales y suministros, servicios generales y transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas.

“Atendiendo al 35 por ciento del flujo disponible para inversión que indica la Ley de Ingresos de los Municipios del Estado de México, se considera que la entidad no cuenta con flujo de efectivo para hacer frente al endeudamiento. Por lo que se recomienda emprender acciones para fomentar la recaudación y contener el gasto corriente”, señala la recomendación del OSFEM en el caso de los 87 municipios que gastaron más de lo que pudieron disponer.

Destaca que dicho gasto operativo no incluye al rubro de obra pública, por lo cual se circunscribe a las erogaciones administrativas y burocráticas de cada localidad.

La referencia que hace el Órgano Fiscalizador respecto del 35 por ciento del flujo disponible para inversión deriva de la Ley de Ingresos de los Municipios, donde se indica que el servicio anual de las deudas locales, es decir, el pago de intereses y amortizaciones, no debe ser superior al 35 por ciento del monto remanente para inversión que cada municipio debe reportar en su Cuenta Pública anual.

“Para los efectos anteriores, se entenderá por remanente para inversión, al resultado positivo en cuenta corriente, que el municipio reporte en la cuenta pública del ejercicio fiscal anterior o más reciente”, indica el ordenamiento jurídico.

Dicho remanente o resultado positivo en cuenta corriente no lo cumplen los 87 citados municipios, pues operativamente gastaron más de lo que pudieron ingresar.

Entre dichos municipios estuvieron Atizapán de Zaragoza, Chimalhuacán, Coacalco, Huixquilucan, Metepec, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Valle de Bravo, Zinacantepec, y Zumpango (el desglose completo se encuentra en el contenido adicional de este artículo bajo el título de Banco de Datos: Deudas Municipales 2014).

Sin autonomía

La revisión que hizo el OSFEM a las Cuentas Públicas municipales también ilustra que el 90.40 por ciento de los Ayuntamientos obtuvo una evaluación de insuficiente y crítica en autonomía financiera, es decir 113 entidades municipales presentaron poca capacidad para generar sus propios ingresos.

“Cabe mencionar que este desempeño negativo muestra la ineficiencia de las políticas públicas diseñadas para incrementar la captación de recursos ordinarios, con el objeto de dar respuesta a las necesidades o demandas presentes y futuras de la población”, indica.

Por su parte las entidades que muestran un desempeño adecuado y bueno representan el 5.60 por ciento, y el 4 por ciento restante pertenece a los municipios que registraron un nivel de desempeño de suficiente.

El comparativo histórico de 2012 al 2013 no revela alguna mejoría sustancial en la autonomía financiera de los municipios, como lo ilustra el siguiente cuadro elaborado por el OSFEM:

Año Adecuado /Bueno Suficiente Insuficiente / Crítico No remitió información
2012 9 5 108 3
2013 8 5 112 0
2014 7 5 113 0

Fuente: OSFEM.

Los municipios con una calificación de adecuada y buena son Coacalco, Cuautitlán, Huixquilucan, Tepotzotlán, Izcalli, Tecámac, y Lerma, mientras los que alcanzan la de suficiente son Atizapán de Zaragoza, Texcoco, Tlalnepantla, Huehuetoca y Valle de Bravo, el resto están literalmente reprobados.

¿Y el predial?

En cuanto a la recaudación del impuesto predial la realidad no es muy halagadora, pues sólo el 20.80 por ciento de los Ayuntamientos del Estado de México lograron evaluaciones de adecuado y bueno.

Sin embargo, el 32 por ciento de los Ayuntamientos alcanzó la evaluación de suficiente y el 47.20 por ciento quedaron en el nivel de insuficiente y crítico.

En el comparativo histórico se aprecia un aumento en los municipios con calificación de adecuada y buena, pero hay un comportamiento inconstante en quienes obtuvieron la calificación de insuficiente y crítico, lo cual también refleja la falta de políticas públicas en la materia, indica el Órgano Fiscalizador.

Año Adecuado / Bueno Suficiente Insuficiente / Crítico No remitió información
2012 11 31 80 3
2013 15 61 49 0
2014 26 40 59 0

Fuente: OSFEM.

 

Banco de Datos: Deudas Municipales 2014 (cifras en miles de pesos)

 

Banco de Datos: Los que violaron la Ley (cifras en miles de pesos)