Métrica - Periodismo y Transparencia

¿Para qué sirve el Facebook?

Escrito por:

Es evidente el hecho de que las Tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC)  junto con los medios digitales se van adentrando en muchas de las actividades representativas de las diversas sociedades actuales, se observan cambios vertiginosos en los modos de acercamiento, comunicación y tratamiento de la información en la cultura, las artes, la economía, el trabajo, la organización, en los servicios públicos, la difusión, en las actividades empresariales, el ocio, la distracción, el entretenimiento, las formas de interacción y en la educación.

En este sentido un gran número de países, sin importar su condición de desarrollo, están priorizando el adoptar políticas públicas para reducir la brecha digital con la finalidad de mejorar el acceso y conectividad para acercar a los seres humanos a la información, asimismo, homogenizar las oportunidades sin tomar en cuenta el debate de nativos y migrantes digitales, las condiciones sociales, geográficas por mencionar algunas.

Las formas de  acceder a los nuevos bienes y servicios en esta actualidad, conduce a una dependencia controversial que se puede ejemplificar con el siguiente cuestionamiento ¿Cuál serían las consecuencias a nivel mundial de quedarse un solo día sin conexión y acceso a internet?

En la medida que se desarrolla la dependencia tecnológica y al internet en el ámbito cotidiano; se ve cada  vez más la presencia en los hogares de las computadoras personales, equipos de cómputo personales y de los dispositivos móviles con acceso a la comunicación sincrónica o asincrónica mediante las denominadas redes sociales que han crecido de manera incontrolada del 2010 a la fecha, ocasionando transformación en la forma en que la humanidad se relaciona e interactúa; la frecuencia y la forma en que se comparte información; el impulso para adoptar un nuevo paradigma transformador del uso la televisión, la radio, los medios impresos, es decir,  cada vez más se va reduciendo la interacción con los mismos por parte de los usuarios.

De las nuevas tendencias de convivencia en entornos virtuales que caracterizan a la denominada aldea global, ha surgido una redefinición de los rasgos deseables de los individuos para adaptarse y garantizar su permanencia en la sociedad, la ciudadanía digital,  entendida como las cualidades requeridas para responder a las reglas de comportamiento, uso y abuso de las TIC.

Los mecanismos de convivencia social que se dan con la integración de internet, han desencadenado que los usuarios de las redes sociales puedan acceder a cualquier tipo de información sin tener claro su procedencia; a datos que anteriormente se consideraban como confidenciales y a estar en comunicación entre personas que los separan grandes distancias.

Un caso específico lo representa la Facebook, hasta junio de 2015 registró mil 400 millones de usuarios lo que representa una utilización activa de uno de cada cinco habitantes en el mundo, de los cuales 745 millones revisan su perfil o las actualizaciones de sus contactos diariamente desde dispositivos móviles, por tanto, es la conexión masiva de las redes sociales.

Es de llamar la atención el hecho de que los usuarios no identifican con exactitud para qué sirve el Facebook, lo que conduce a prácticas de mal uso, abuso o crear adicciones que van en sentido contrario a las normas integradas en el concepto de ciudadanía digital.

Se observan evidencias de sus prácticas con un sentido de bitácora electrónica de la vida diaria y privada de los usuarios, donde comparten entre otros: información de sus datos básicos de contacto, información de sus amigos, del trabajo, aficiones, rutinas, actividades, comentarios, fotos familiares donde aparecen menores de edad y aquellas  muy íntimas en variadas circunstancias,  estados de ánimo, aspectos de su privacidad, localización y más.

El desconocimiento de las consecuencias que pueden ocasionar como el acoso en línea o cyberbullyng, intimidación, exclusión, maltrato, secretos descubiertos, rumores falsos, reputaciones arruinadas, hostigamiento, también phishing modalidad de fraude, falsa identidad, revelación de cuentas bancarias, ofertas de todo tipo, introducción de malware mediante imágenes divertidas o vídeos de contenido sexual por mencionar algunos, determina la necesidad de orientar a las personas de su uso responsable y aprender a hacer una red social privada con fines bien definidos.

Por tanto, la educación está impuesta a promover en las nuevas generaciones y a las actuales los habilidades necesarias para integrase a las demandas de la sociedad con una diversidad cultural, en este sentido los docentes de los diversos grados académicos tienen que desarrollar las competencias TIC que les permitan formar ciudadanos digitales integrales.

En este sentido, los docentes deben asumir el reto de apropiarse de todos los elementos que sean requeridos para poder guiar a los estudiantes a favorecer sus habilidades como ciudadanos de una aldea global en contextos digitales.

Sin embargo, entran a la reflexión algunos cuestionamientos ¿Los docentes de educación básica cuentan con las competencias TIC necesarias que les permita formar futuros ciudadanos digitales? ¿Cómo integran los docentes estas competencias TIC al currículo de educación básica?

Para responder a estas preguntas y a otros planteamientos relacionados con la temática de las TIC, el colectivo de investigación de la Universidad Pedagógica Nacional Toluca efectúa una investigación que describe como son las competencias TIC de los docentes de educación básica, cuyos resultados se disertarán con apoyo de comentaristas especialistas en TIC en el foro de resultados de investigación los días 29 y 30 de septiembre.  Si desea ampliar la información, te invitamos a asistir a este encuentro de socialización de generación de conocimientos.