Métrica - Periodismo y Transparencia

La fractura del PRD mexiquense y sus 500 mil votantes

Escrito por:

Una participación de medio millón de ciudadanos espera el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la elección interna a celebrarse este domingo 5 de marzo en todo el Estado de México.

El mecanismo diseñado por los perredistas para elegir a su candidato a la gubernatura que estará en disputa el 4 de junio de 2017, fue diseñado no sólo para que participen sus militantes y simpatizantes, sino también cualquier ciudadano en general, ya que para votar únicamente se requiere la credencial de elector y estar ubicado dentro de su municipio.

Omar Ortega Álvarez, presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD en la entidad mexiquense, confía en que la elección interna se desarrollará en paz y tranquilidad.

“Estamos garantizando que todos los ciudadanos puedan emitir su voto en los 125 municipios del Estado de México y por ello no se quedará ningún ciudadano sin poder participar en la elección, esperemos sea una elección dentro de los límites permitidos, ojalá y esta sea ejemplar y al final de la jornada electoral podamos nosotros ya saber quién será el candidato del PRD a la gubernatura del estado”, comentó.

Luego de que el Secretario de la Central Campesina Cardenista, Max Correa, canceló su precandidatura por considerar que no hay equidad en el proceso interno y sí un gran número de irregularidades, en la contienda perredista solamente quedan Placido López, Juan Zepeda, Javier Salinas y Eduardo Neri.

El mecanismo diseñado por los perredistas para elegir a uno de los cuatro precandidatos que aspiran a la posición de candidato, contempla la instalación de mil 94 mesas receptoras de votos que serán habilitadas en los 125 municipios mexiquenses.

De acuerdo al presidente perredista Omar Ortega, el municipio de Nezahualcóyotl  (localidad que gobernó Juan Zepeda) concentrará 170 mil boletas, ya que en la más reciente elección federal registró el mayor número de votos obtenidos por el partido

El también diputado federal Ortega Álvarez, precisó que al ser una elección interna directa, libre y abierta a la militancia y población en general,  el único requisito que se solicitará a aquellos mexiquenses que deseen participar para elegir al candidato del PRD que competirá por la gubernatura es su credencial de elector.

El proceso interno de selección de candidato del PRD, es operado por la Comisión Nacional Electoral, instancia que es apoyada por 36 delegaciones auxiliares.

De acuerdo a la normatividad del PRD para dicho proceso interno de selección de candidato, los resultados oficiales del cómputo de la votación emitida a emitirse el próximo domingo, iniciara el miércoles 8 de marzo por la Comisión Nacional Electoral.

No obstante, Omar Ortega reconoció que al final de la jornada electoral interna, los equipos de cada uno de los precandidatos, pueden tener algún tipo de resultado si sus representantes en cada una de las casillas tienen la capacidad y posibilidad de recabar datos de todas las urnas instaladas y conjuntarlos.

De acuerdo a los reportes del PRD, el proceso interno tendrá un costo de 2 millones de pesos y en cada una de las mil 94 casillas que se instalarán, habrá 750 boletas; en total se dispondrán 820 mil hojas de votación-boletas que se pueden traducir en votos.

Los precandidatos son: Javier Salinas, Eduardo Neri, Placido López y Juan Zepeda, aspirantes a la candidatura que podrán tener hasta dos representantes en cada una de las casillas a instalarse ese domingo 5 de marzo.

De acuerdo a datos del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, en la más reciente elección interna del PRD se registró una participación de 333 mil votante, por lo que en esta ocasión, al ser un proceso abierto a la población en general, esperan 500 mil ciudadanos.

LA FRACTURA

La breve crónica de la fractura del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Estado de México inició a principios de 2016, cuando se registró el distanciamiento entre los diputados locales y hoy precandidatos a la gubernatura Juan Manuel Zepeda Hernández y Javier Salinas Narváez.

Diferendo que derivó en un litigio (que aún no concluye) ante los órganos internos de ese partido y continúo con la salida de líderes locales y adhesión de algunos de éstos a MORENA; la licencia temporal para separarse de su cargo de la Secretaría General del Comité Ejecutivo Estatal Ana Yurixi Leyva Piñón y el anuncio de Max Correa, precandidato que durante su cierre de campaña (1-02-2017) comunicó a sus seguidores que cancelaba su aspiración para sumarse al proyecto de Delfina Gómez Álvarez, precandidata del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).