Métrica - Periodismo y Transparencia

El gobernador Eruviel: del trato fino al control clientelar

Escrito por:

Termina la era eruvielista, el tiempo del trato impecable y el reparto social a manos llenas. El gobierno en grande.

 

La fotografía es inusual.

Eruviel Ávila está flanqueado por el panista Francisco Gárate y el ahora morenista Ricardo Moreno.

Garáte pasa su brazo por el hombro de Eruviel, quien sonríe. Los tres políticos visten camisa blanca. El futuro gobernador una corbata plateada a rayas.

En el otro extremo José Manzur y el panista Armando Enríquez desentonan con el resto, no llevan corbata. En el centro Alejandro Agundis aprieta el gesto.

Es mayo de 2006. Eruviel es dirigente del PRI en el Estado de México.

A excepción de Enríquez el resto vienen de una comida con el gobernador Enrique Peña. La sopa de almeja y atún servido en la Casa de Gobierno no alcanzó para el hambre de los políticos. El protocolo no llena. Invitados por Manzur trasnochan en un restaurante de Toluca que hoy no existe.

El ambiente está en los políticos de Oposición. En especial en Armando Enríquez. Hablan de “como se prende la raza” en las campañas electorales. También de castillos. Fresco está el escándalo por el presunto enriquecimiento ilícito del ex gobernador Arturo Montiel.

Distante está Eruviel. El anfitrión es Manzur. En un momento de la noche el futuro gobernador se acerca a brindar. “Con todo respeto”, dice. La invitación es fuerte para quien acepte el reto. Brindis cruzado y hasta el fondo. La noche sigue.

***

Eruviel es diputado local por segunda ocasión.

Un pago secreto para los legisladores locales sale a la luz pública.

Hace años alguien lo instauró en la nómina legislativa. Sin justificación, sin reglas. A escondidas.

La 56 Legislatura local (2006-2009) continúa con el pago. Un total de 260 mil pesos para cada uno de los 75 diputados mexiquenses, adicional a la dieta mensual, viáticos, gastos de representación…

De manera oficial es para la compra de un automóvil particular. En los hechos lo pueden usar para cualquier necesidad u ocurrencia. No es dinero comprobable. Es dinero que sale de las arcas públicas.

“Tibio, tibio”, responde Eruviel a las preguntas que buscan confirmar el apoyo entregado a sus compañeros de curul. Apura el paso en los pasillos del Palacio Legislativo. Impecable. El tema está cerrado.

“Digamos que es ya cosa juzgada; no lo ocultamos, simplemente es un acuerdo de la Junta (de Coordinación Política)”, expresa.

***

“No habrá día que yo me duerma sin haber pensado en qué bien hice este día, y qué bien voy a hacer el día de mañana”, dice Eruviel en el municipio de San José del Rincón. Es el 17 de septiembre de 2011.

Apenas inicia su gobierno, en grande. Con el reparto de todo lo repartible. Millones serán para su política social.

“Todo de mucha calidad, miren tenemos cuerdas para saltar, (el) señor secretario (de Educación) va a probar que estas cuerdas estén muy bien.  A ver señor secretario si es usted tan amable queremos ver sus habilidades deportivas y que también el material sea de calidad como debe de ser.

“El secretario ya se ha especializado y es tan famoso por la cuerda de saltar que hasta salió en las mangas del chaleco hace unos días mostrando sus actividades atléticas”, bromea Eruviel en el municipio de Texcoco.

Es el 19 de febrero de 2015. El gobernador pone a saltar la cuerda al entonces secretario estatal de Educación, Raymundo Martínez. Es parte del guion establecido. Costumbre en todos los eventos donde los apoyos fluyen.

Y todo está en buenas condiciones”, insiste Eruviel. “Los balones y todo, la cuerda de saltar, vamos a ver si la cuerda de saltar funciona, que la pruebe el señor secretario por favor, deben ser productos de buena calidad y el buen juez por su casa empieza. Una, dos, muy bien, muy bien…” El funcionario salta una y otra vez.

En el público brotan las risas, los aplausos. Del escenario bajan todo tipo de apoyos. Es la cara amable. “Que Dios me los bendiga mucho”, señala Eruviel antes de irse.

“Dios les bendiga”, repite Eruviel.

Es la noche del 6 de septiembre de 2017. La noche del adiós. Termina el sexenio que comenzó con la sorpresa de un priista llegado del Valle de México. Dio todo, algo conserva.

“Conservo una aspiración: la de seguir sirviendo a la gente y de entregarlo todo por el bien de México, por el bien de mi querido Estado de México”, asegura en un mensaje que cada quien entiende como quiere. No importa, es la noche del adiós.

***

Los logros del gobierno de Eruviel están ahí. En infografías color sepia publicadas en la web.

Durante los seis años de su mandato 8 millones de mexiquenses fueron beneficiados con algún apoyo social.

En los cuatro puntos cardinales del territorio estatal 36 millones de canastas alimentarias fueron distribuidas. 42 mil adultos mayores fueron apoyados con proyectos productivos. 614 millones de desayunos fríos y raciones vespertinas se mandaron a miles de escuelas.

El estado de México es un sitio ideal para invertir, según el Banco Mundial.

Durante la gestión que se extingue fueron creados al menos 400 mil empleos. En total la entidad mexiquense cuenta con 7.1 millones de trabajadores, es el mercado laboral más grande del país.

Ahora los mexiquenses cuentan con dos centros de monitoreo. No tienen parangón en Latinoamérica. 10 mil cámaras de videovigilancia buscan inhibir delitos, son el Big Brother de la delincuencia y también de los ciudadanos.

En otra trinchera, la administración eruvielista repartió 1.6 millones en becas y estímulos. Otros 18.2 millones de pesos fueron para paquetes de útiles y vales escolares. Más 122 bibliotecas digitales y 106 mil laptops distribuidas entre alumnos destacados.

El gobierno en grande también deja infraestructura, entre ella el Mexicable de Ecatepec. Es el primer teleférico para transporte público del país. Cuatro líneas del Mexibús, además de al menos 7 mil kilómetros de carreteras y vialidades construidas, rehabilitadas o modernizadas, reza la publicidad que se opaca con el temblor ocurrido la noche de su último informe.

“Y si pudiese regresar el tiempo seis años atrás, claro que lo volvería a hacer, con igual o mayor intensidad, mi cariño, mi gratitud”, expresa Eruviel el 7 de septiembre.

Ya de salida recibe el doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), quien vive una de sus peores crisis ante acusaciones de corrupción.

***

La gestión de Eruviel no es tersa.

El 7 de mayo de 2015, las redes sociales revelan audios de conversaciones telefónicas entre directivos de OHL México.

Ahí se habla del encarecimiento en las obras del Viaducto Bicentenario, una concesión que le fue otorgada a esta empresa en 2008, cuando el ahora Presidente Enrique Peña Nieto era gobernador de la entidad mexiquense.

El paquete incluye una conversación del entonces secretario de Comunicaciones del estado de México, Apolinar Mena Vargas, quien habría gestionado unas vacaciones con los directivos de OHL.

El escándalo termina con una multa de 38.3 millones de pesos para OHL, quien sigue litigando para no pagar, mientras el funcionario involucrado reaparece como secretario técnico del gabinete. Sigue el gobierno en grande.

Al gobernador Eruviel le cuesta su imagen. Recibe dos amonestaciones del Congreso local por incurrir en promoción personalizada, al violar el artículo 134 constitucional.

La primera, derivado de una queja de Morena, por la difusión extra territorial de su tercer informe de gobierno en septiembre de 2014. Y la segunda por la publicación de gacetillas en medios impresos entre 2014 y 2015.

En su administración también ocurren encarcelamientos de líderes sociales. Uno es Ildefonso Zamora, defensor de los bosques en el municipio de Ocuilan, quien logra salir tras un confuso proceso penal.

Otro es Humbertus Pérez Espinoza, representante legal del Frente Mexiquense en Defensa para una Vivienda Digna, organización que denuncia irregularidades de empresas inmobiliarias en el Valle de México, donde habría estado involucrado el fiscal general de Justicia del estado, Alejandro Gómez.

El líder social está preso en el penal de Chiconautla.

En materia social el gobierno de Eruviel Ávila vive la problemática de los feminicidios.

Después de la presión de organismos no gubernamentales se ve obligado a solicitar la Alerta de Violencia de Género para 11 municipios, insuficiente a la luz de las estadísticas oficiales.

Por el rumbo de Xochicuautla, en el municipio de Lerma, el gobierno de Eruviel termina derribando casas para construir la autopistaToluca-Naucalpan, obra a cargo de Grupo Higa. El litigio sigue en grande.

Eso sin contar los constantes revires de su administración, como cuando intenta sancionar penalmente a los maestros que suspendan clases por asuntos extra escolares o cuando busca la cárcel para quienes conduzcan sin ambas placas de circulación u autorización respectiva.

También hay medidas temporales como las fotomultas para automovilistas que transiten a exceso de velocidad, las cuales no duran ni un año. O la polémica Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública, que termina siendo revisada por la Suprema Corte de Justicia para validar su constitucionalidad.

***

En 1991 el joven Eruviel es un asistente servicial, atento. Su jefe, Alfredo Torres, ocupara una diputación federal.

El ex alcalde de Ecatepec (2006-2009), José Luis Gutiérrez Cureño, lo conoce en aquella época. Son contemporáneos en trincheras distintas.

Gutiérrez, hoy en Morena proveniente de las filas perredistas, ve el desarrollo de Eruviel. Dos veces diputado local (1996-2000 y 2006-2009). Y otras dos presidente municipal de Ecatepec (2003-2006 y 2009-2012).

“Se convirtió en un elitista, ya no es servicial, ya no tiene nada de disposición para los demás, pero conserva el trato fino”, describe, “va de lo servicial a un gobierno elitista y autista”.

Sus influencias políticas. Arturo Montiel, a cuya sombra fue designado como candidato a alcalde en 2003 y Onésimo Cepeda, a la sazón obispo de Ecatepec. Poder político y económico, indica el opositor.

“Es tradicional, de la vieja guardia”, insiste.

Gutiérrez enumera las características del político Eruviel: compra voluntades desde su primera alcaldía, usa el presupuesto público, hace alianzas con la Oposición, lo mismo con Nueva Izquierda y Héctor Bautista en el PRD. O Ulises Ramírez en el PAN.

“Su sustentabilidad está basada en la compartición de privilegios para sus opositores”.

La estrategia le funciona. Al final de su mandato en el Estado de México Eruviel tiene cuatro pistas distintas que le son cercanas: el PRI, PAN, PRD y hasta Morena, vía Higinio Martínez, alcalde de Texcoco, advierte Gutiérrez.

“Son políticos (Eruviel e Higinio) de un mismo concepto. Son parte de una generación pactista en el Estado de México”, explica.

¿Qué queda del gobierno de Eruviel? Nuestro interlocutor contesta: desorden, un gobierno estatal sin identidad, ineficaz… Y Morena le ganó en la elección de gobernador, remata.

***

Cuando Eruviel llega al gobierno del Estado de México ya no es fácil verlo.

“Se abstrajo a su equipo más íntimo y la verdad era un valladar poder hablar con él, y eso se constituye en un problema”, comenta Ricardo Moreno, ex dirigente estatal del PRD y ahora también en Morena.

Recuerda sólo dos ocasiones que pudo ver a Eruviel para tratar asuntos políticos y de gobierno. Casi todo era canalizado con el hombre fuerte de la administración: Erasto Martínez, primero secretario de Finanzas, luego titular de Infraestructura, y posteriormente jefe de la oficina de la Gubernatura.

“Quien tenía la conducción del gobierno era Erasto”, explica Moreno, quien asegura que sólo en aquella ocasión de 2006 convivió de manera informal con Eruviel. “Buen bebedor de tequila”, recuerda.

Sin embargo, cambia el matiz cuando habla del talante democrático de Eruviel.

“Fue más severo que otros gobiernos priistas”, indica, “el propio Arturo Montiel era muy duro, pero en el terreno de la búsqueda de acuerdos políticos tenía más apertura”.

El ex candidato panista a la alcaldía de Metepec, Alfonso Bravo, aprecia la amabilidad en el trato de Eruviel, pero como político lo manda a un rincón del Estado de México.

“Gobernó como si gobernara Santo Tomás de los Plátanos, fuera del Mexicable no le veo ningún dato que resaltar, se dedicó a administrar la inercia”, concluye.

Termina la era eruvielista, el tiempo del trato impecable y el reparto social a manos llenas. El gobierno en grande.